.

RITO MITOLOGÍA E INGREDIENTES DE LA QUEIMADA

SIMBOLISMO DEL FUEGO - TRADICIÓN GALLEGA

 

           

 

En los últimos tiempos, debido a mi pertenencia a la Enxebre e peregrina cofradia da queimada he tenido que dirigir varias QUEIMADAS multitudinarias en diversos lugares de España, Francia y Bélgica. 
Me he visto obligado a profundizar en el simbolismo y la historia de los ritos de fuego y en la tradición gallega, con la intención de no desvirtuar una sagrada práctica pagana que merece todo mi respeto. Este es el resultado con el que, a modo de discurso, acompaño a mis intervenciones cuando efectúo una queimada pública. 
Quiero agradecer a la Casa de Galicia en Guipúzcoa la oportunidad que me otorgó al iniciarme en esta Cofradía.



INTRODUCCIÓN

Actualmente se conservan varios ritos de fuego cuyo origen se pierde en la noche de los tiempos. Cada cuatro años los medios de comunicación nos muestran como el fuego olímpico viaja desde Grecia tras la sede itinerante para alumbrar desde el pebetero, rememoran una tradición perdida, dónde el fuego era parte indisoluble de aquellos enfrentamientos deportivos. En los solsticios, aún hoy, se mantiene viva en algunas latitudes del planeta la ancestral costumbre de las hogueras solsticiales, sobre todo las del verano, ya que las invernales han sucumbido bajo el peso de la cómoda electricidad y hoy en lugar de fuegos, nuestras calles se decoran con los múltiples colores del neón. 
Quizás junto con estas hogueras solsticiales y el fuego olímpico, sea la queimada la tercera de las más antiguos tradiciones de fuego de nuestra civilización occidental.
Es una interrogación indescifrable saber cuando comenzó a elaborarse la queimada, su origen se pierde entre las sombras del secreto impenetrable de las meigas. Guardada en la más estricta intimidad no vio la luz a la sociedad profana hasta mediados del siglo XX. La queimada es una pócima pagana, mezcla de medicina y magia, con la que se curan los males del alma, esos males que los gallegos llamamos "meigallo" y los modernos siquiatras llaman depresión, es también un brebaje que usamos para espantar los malos espíritus o, como haremos hoy, para atraer a los buenos y grandes espíritus de entre las llamas para que nos acompañen en el duro peregrinar por este laberinto de dudas que es la propia vida.


INGREDIENTES

En las culturas celtas, las llamadas culturas castreñas, desconocían la escritura y nos dejaron su herencia esculpida en la piedra, en los petroglifos abundan los símbolos espirales y sobre todos ellos destaca uno, el llamado TRISQUEL,  es una especie de cruz con tres cabezas, son muchas sus interpretaciones, pero la más común y extendida es que representa los tres elementos básicos de la vida del hombre: LA TIERRA, EL AGUA Y EL FUEGO.

Son los mismos tres elementos esenciales en los que se basa la primitiva queimada:

LA TIERRA: simbolizada en la queimadeira o pote de barro, esa tierra origen y destino del hombre, está presente en todas las culturas; La Tierra simbolizada en las diosas madres, Gea, Isthar o Pachamama o como leemos en el génesis del mito judéo-cristiano: "El sexto día cogió un trozo de barro y con un soplo hizo al hombre a su imagen y semejanza"

EL AGUA: cada gota de aguardiente, es una lágrima de la madre Tierra germinada en forma de granos de uva, sangre fecunda que se fundirá en nuestro cuerpo a través de la pócima, uniéndonos a la tierra de nuestros ancestros, a nuestra historia.

EL FUEGO: Que danzará libre en el barro prendido en aguardiente nos servirá, como antaño, para purificarnos, alumbrarnos y calentarnos.

A esos tres elementos básicos de la naturaleza, a través de la historia se le han añadido nuevos elementos, los frutos que el hombre con sus manos ha sabido arrancar a la Tierra. 

Quizás el único genuino, común a todas las meigas, sea el chorro de MIEL que se añadía para dulcificar el trago del fuerte brebaje. Normalmente se depositaba en el fondo de la cazuela par que le diera ese sabor característico del caramelo. La miel, fruto del las abejas, simboliza mejor que ningún otro alimento el trabajo y la solidaridad entre los miembros de una misma especie.

Hoy se elaboran infinidad de combinaciones, se utilizan nuevos productos que antaño no se empleaban, incluso algunos ni tan siquiera existían, ya que son productos foráneos, desconocidos en Galicia hace tan solo unos pocos siglos.
Veamos algunos de ellos:

AZÚCAR: Blanca y dulce, símbolo de la pureza y de la inocencia, endulza el brebaje y nos recuerda que la queimada es purificadora y al beberlo nos ayudará a superar las lacras de la soberbia, la envidia, o el egoísmo.

LIMÓN: Símbolo de los sinsabores de la rutina, la acritud de la vida, es la vacuna contra la amargura, que pintará sonrisas de estreno en nuestro rostro desdibujando los hastíos de la monotonía. 

MANZANA: símbolo de nuestra condición humana, nuestro pecado más deseado, aquel que la pionera Eva cometió en el Edén y del que tanto nos encanta gozar. La manzana le otorga a la queimada ese toque afrodisíaco.

Y CAFÉ: Exótico, símbolo de la universalidad y el mestizaje del hombre, echaremos siete granos para recordar que el umbral de nuestras siete provincias gallegas deben seguir abiertas para acoger en su seno a cuantos emigrantes y peregrinos llamen a sus puertas.
Uno por Modoñedo,
otro por Betanzos,
por Lugo el tercero.
Otro por Tuy,
un quinto por Ourense,
otro por Coruña
y un último por Compostela

pero hoy añadiremos un OCTAVO, por el Pueblo Vasco, es nuestro agradecimiento a su acogida. (Aquí se puede añadir en el octavo al lugar donde se celebre)

Y para no olvidar el sufrimiento de nuestro pueblo, el castigo a millones de gallegos esparcidos por el mundo a través de la Historia, echamos un puñado.

~ ~ ~ ~ ~ 

EL RITO DEL FUEGO

Al principio era el caos, el hombre vivía en la oscuridad, en el paraíso de la ignorancia. 
Prometeo, su creador, lo observaba con abatimiento, no era su obra humana tan vistosa como las flores, ni tan inmensa como los cielos, ni tan enigmática como los océanos. Y decidió robar a los dioses el fuego y a hurtadillas entregárselo al hombre para que se liberara del oscurantismo, fuera libre y descubriera la luz de conocimiento.
Los dioses enojados, condenaron a Prometeo a morir y renacer cada día e idearon a la mujer, intuitiva y curiosa. Pandora la llamaron, la Bien Dotada, la enviaron junto a los hombres y le entregaron un regalo, una cajita de plata con la prohibición expresa de que no descubriera su contenido.
Pandora, la bien dotada, con esa curiosidad femenina tan intuitiva, un día de solsticio de verano abrió la cajita de plata y de su interior manaron los males del mundo. La muerte, la envidia, el egoísmo y el miedo, sembrando entre los hombres la desconfianza.
Desde aquel día los hombres fueron percibiendo que jornada tras jornada el día se iba recortando y la noche se hacía más larga. El miedo a verse de nuevo condenados a la oscuridad perpetua les animó a prender fuegos, querían ayudar al Sol a mantenerse vivo.
Pandora volvió a mirar dentro de la cajita de plata y en una esquina, silente y tímida se encontraba agazapada la ESPERANZA. Y corrió hacia los hombres a decirles que no estaba todo perdido que aún les quedaba la esperanza.
Pandora se puso en camino hacia el lugar donde muere sol cada día, siguió el sendero que se dibuja por las noches en los cielos y que conduce hasta ese lugar que los griegos llamaban la TIERRA DE LA MUERTE, ese lugar donde es sol es engullido cada atardecer por el océano, esa tierra que los romanos llamaron FINIS-TÉRRAE frente al mar tenebroso, el ocaso del mundo, la COSTA DE LA MUERTE.
Pandora llegó a Galicia observó que por fin el fuego regalo de Prometeo frenaban el declive de la luz, que el sol volvía a renacer día a día y llamaron a ese día solsticio de invierno, día de fiesta grande, el Dios Luz renacía. Desde entonces en todos los pueblos de la Tierra festejaban ese día del nuevo nacimiento de luz. Han pasado muchos años y lo hemos olvidado, ya no hacemos hogueras ni guardamos el fuego de ese día para que nos ilumine todo el año, hoy Iberdrola nos alumbra, hoy ponemos arbolitos con luces en Navidad, los comercios se iluminan con luces de neón. 
Pero las mujeres gallegas, fieles a Prometeo guardaron el fuego unido a la tierra y al agua, en secreto, sin que los dioses del Olimpo se enteraran elaboraban queimadas en su hogares conjurándose con Pandora para no perder la esperanza.
Así desde la noche de los tiempos esta pócima milagreira la empleamos para curar las llagas del alma y mantener siempre viva la esperanza.


CONJURO

¡Conjurémonos!
Apelemos a las mujeres de Galicia, a las viudas de los vivos, a las meigas, a todas las heroínas que dejaron su vida en el tortuoso sendera de la búsqueda de la luz, sin perder la ESPERANZA..
A la madre de la esperanza: Pandora
A la extraditada del Paraíso: Eva la pecadora 
A la que quemaron viva en la hoguera,: María Soliño, la meiga
A la heroína:, María Pita, la guerrillera
A la reivindicativa: Concepción Arenal
A la soñadora, Rosalía Castro 
Que sus espíritus renazcan en las llamas de esta queimada y nos embriague de esperanzas en un mundo donde el conocimiento sea LUZ.

~ ~ ~ ~ ~

EPÍLOGO

El fuego igual que el trisquel tiene tres virtudes. PURIFICA, ALUMBRA Y CALIENTA.
Por ello es bueno que a la hora de beber esta pócima tengamos mesura:
Una taza nos PURIFICARÁ protegiendo nuestra alma del meigallo.
La segunda taza nos ALUMBRARÁ despejando nuestra mente de prejuicios. Será LUZ que ilumine el camino.
La tercera taza, nos CALENTARÁ despertando nuestras pasiones. Pero será el aviso de que estamos en el umbral de los infiernos, al que accederemos si consumimos una cuarta taza.

José Ramón Varela         



Volver a:

PAGINA PRINCIPAL

Muertes y augurios en la cultura gallega

Costa de la Muerte

Leyendas de la Costa de la Muerte

 

Actualizada en mayo de 2009