POEMAS INACABADOS

 

Estos dos poemas inacabados quieren ser un homenaje a mis compañeros del foro SAUDAES Y NOSTALGIAS, lugar donde se fueron gestando estas estrofas, bien como preludios de algunos poemas o como comentarios a las creaturas editadas por vosotros.

http://es.msnusers.com/Saudadesynostalgias/saudadesynostalgias.msnw

 

 

  CANTARES - LOCURASTODAVÍA

 

 

CANTARES

Comentarios efectuados a poemas en foros poéticos:

Si fuero yo un caballero
y una escalera tuviera,
cada noche,
a la hora certera
colgaría en tu ventana
un pañuelo,
quisiera que con tu perfume
lo impregnaras
para llevarlo conmigo
y embriagarme
a cada momento.
a cambio
te dejaría en el alfeizar
un flor
una sencilla margarita
que hora a hora deshojaras
con un si o un no,
y que mientras sus pétalos arrancaras
pudieras meditar
si eso que sientes por mí
es lo que los poetas
llaman amor
-
Si pudiera aferrarme a tu mano
mientras espero el renacer
del nuevo día,
si pudiera olvidar los fracasos
como olvido la fecha de tu cumpleaños,
si de verdad me esperaras
en el refugio donde agazapados
entre las sombras,
tu y yo nos amamos,
viraría el rumbo
largaría el velamen
trincaría las jarcias
y en lo alto de la mesana
apoyado en la botavara
gritaría al mundo
cuanto te amo.
-
Embarca en mi nave
tu serás el marmitón
y yo el contramaestre
dejaremos que la nave
derive al viento
que sea la Diosa Fortuna
quien trace el rumbo
de nuestro desconciertos,
mientras tu bogas a babor
yo ciaré en estribor
para que la roda
forme en la estela del océano
un círculo donde tu y yo
quedemos presos.
-
No deshojes las flores
que irisan este otoño
deja que caigan rendidas
como las hojas maduras
del calendario de nuestra vida,
que su aroma nos embriague
de alucinaciones y desvaríos
que las sonrisas inunden 
las almas ingenuas
que autistas sobreviven 
en este frío mundo.
-
Pues huyamos juntos
olvidando viejos desencuentros
encontrando nuevos fracasos
viviendo entre latidos
que galopan por nuestros venas
en una alocada carrera 
escapando del hastío.
-
Luz que naces cada día
eyaculando nuevas mañanas
inunda este oscuro horizonte
de letargos y bostezos
prende la mecha
de este corazón herido
enamórame con nuevos sueños
desterrando mis pesadillas
-
No huiría si tú amada mía
me acogieras en aquel viejo caserón
de lo alto de la colina.
Sin ventanas por donde escapen
nuestras miradas,
sin puertas por donde entren
las temibles soledades,
sin macetas de bellas flores ornadas
que nos roben el aroma
de nuestras pasiones,
sin luz que provoque sombras
que enluten tu ojos
de loba hambrienta.
-
y a ti
mi vieja apóstata,
mi faro, mi playa
y mi mar brava
que te sientes fondeada
con estachas umbilicales
a un pasado agonizante
y que no huyes
salvo en las madrugadas,
como invitarte a navegar
en mi carcomida nave
sin rumbo ni bitácoras,
con oxidadas anclas
con velas raídas,
si sabes que el destino
es un fondo sereno
donde ahogar 
nuestro reprimidos suspiros.
-
PERDONAD que haya enmudecido
no es ingratitud
ni es desidia
es simple y llanamente
falta de tiempo,
economía de esfuerzos,
pero aquí estoy para agradeceros 
vuestras palabras de aliento,
agradezco a todos
vuestros los comentarios
hasta esos en lenguas bárbaras 
que no comprendo,
en lenguas romanzas
muertas por el tiempo
se lo agradezco también
a esa dama
que vomitó en esta sala
y que luego rauda 
vino a limpiar 
sus palabras.
Gracias a los que hablan
y gracias a los que callan
gracias que nacen
en las profundidades
de mis adentros.
-
Tu pena
es mi pena
es la pena
que todos penamos
ese amor que de inanición agoniza
ese fulgor que nos ciega
ese aroma que nos embriaga
son sensaciones efímeras.
-
Un palabra
es el eco de un silencio
torpemente pronunciado,
es un suspiro,
un concepto vestido de sentimiento,
un guiño descarado
o un tímido asomo
de ese yo que llevamos dentro.
Una palabra es lo que te ruego
esa palabra impronunciable
que prenda la mecha
de la hermosa revolución
de los gladiolos
cascada de aromas de jazmín y almizcle
húmedas lágrimas de alegría
que empañen de los espejos
del pasado
y abran de par en par las ventanas
de resto de nuestra vida.
-
Mi beso
erizó tu piel,
mis espinas
despertaron tu pasión
adormecida,
sembrando de bravuras
tus ñoñas tonterías
y ahora
que la resaca
se une al reflujo,
que la marea se lleva su agua,
ahora que el sol se oculta 
entre las nubes
me hablas de incomprensión.
Acaso no te entregue mi alma desnuda
acaso no mecí tus locuras
y mis caricias no moldearon tu figura
que mas querías
si todo cuanto tuve
te lo entregué aquel día.
-
Y así me lo pagas
esa es mi recompensa
por tanto desvelo.
Un beso de despedida
como Judas dio al Señor
un beso hueco,
hipócrita,
vendido por doce monedas
y una falsa promesa.
Ahora que te embrutece el dolor
que el acomodo de burguesa
te cierra las puertas,
ahora me hablas 
de incomprensión.
-
A VECES AMAR ES DOLOR
son noches en vela
llorando a tu señor.
Y
sino fueron sus hechos
ni la crueldad
lo que partió tu alma en dos
si fue la irónica hipocresía
la que desgarró
tu alma herida
por qué buscaste en él consuelo,
su calor,
si sabías que en mi regazo
acurrucada en mi pecho
tendrías mi consuelo,
mi calor
y todo el cariño
que eyacula para ti
mi corazón
-
Escucho el silencio cálido de tus dudas 
y en tus contradicciones me columpio,
me sonrío
cuando palpo tus vacíos,
tus notas crípticas
donde afloran tus desvaríos,
escucho tus risas
cuando te relajas
y charlamos distendidos,
tu ir y venir
sin llegar a ningún sitio,
cuando expresas entre brumas
tus deseos y tus prejuicios,
siempre te escucho amiga mía
hasta cuando llenas de silencios
tus deseos y temores
de acunarte conmigo.
-
Si ayer te viste engañada
y hoy te sientes perdida
no desfallezcas
aunque tu corazón esté dormido
aún te queda esa mirada,
esos ojos ocres 
de esperanzas teñidos
y te quedo yo,
con mi mano tendida
para enjuagar tus lágrimas,
cerrar tus heridas,
abrir tu boca
prendiéndola a la mía
en un beso eterno
que nos albergue de ilusiones
y nos insufle nueva vida.
-
Yo también puedo ser tu amigo,
la amistad como un árbol
de esos que ornan los caminos
se nutre de lluvias amargas
entre los ojos vertidas
de la cálida luz de la voz susurrante
de las miradas abiertas, 
de la fragancia del cariño,
de la honestidad desnuda
y de los gritos.
Ven amiga
dame tu mano
y caminemos un trecho juntos.
-
Fuego,
luz, 
conocimiento.
Debemos quemar en esa pira funeraria 
nuestros fantasmas,
que ardan las vanidades,
que se quemen los egoísmos,
en el humo 
emergerán de la noche los sueños,
en el cielo dibujaran estrellas,
esperanzas de nuevos albores,
vida que late
entre el chisporroteo de la hoguera,
anunciando
el nuevo día,
proclamando un nuevo
amor.
-
¿Cómo pude ser tan osado?
Querer 
codiciar húmedos sueños
y avivar esperanzas.
Pensar
que siendo primavera
vivas en un gélido invierno.
Hacer metáforas 
donde la templanza
fuera un sereno pacer,
la monotonía
una costumbre
y la soledad
un aburrimiento.
-
Fue tu invierno 
una gélida etapa
de soledades 
un oscuro momento
de incertidumbres
un silencio.
Pero hoy 
ya trinan las aves
anunciado
la vida nueva,
anunciando
la resurrección
de tus sonrisas.
-
nadie muere de dolor
se agoniza de sufrimientos
se alarga interminable
esa sensación de vacíos
ese desgarrarse el alma
no te duelas amiga
no sufras
la brisa canta nuevas nanas
y yo rondare bajo tu ventana
-
Permite que este cantero
talle nuevos sillares
donde asentar con firmeza
el templo de tu corazón
derruido.
Alzaremos hacia el cielo
tu templo
con altas columnas góticas,
con grandes ventanales
para que entre al luz
de ese sol que hoy no luce
y un gran órgano
desgarrara las tristezas 
con cantos hondos
de sirenas
y oficiaremos un rito
de amor y esperanza
que te devuelva la vida
dibujando en tu rostro
estrenadas sonrisas
-
Si tú lo pidieras
si tu voz lo pronunciara,
colgaría los hábitos
la espada
y descalzaría mis sandalias.
Abandonaría
el monasterio,
el caballo
y mi túnica blanca.
Juntos caminaríamos
por el sendero escrito en la noches
entre las estrellas del cielo,
peregrinos hacia el occidente
al lugar donde presente se hace la muerte
en el atardecer de cada día,
allí en el Finisterre
juntos nos sumergiríamos
en las frías aguas en un ritual de bautismo pagano
caballero y dama
transmutados
en mujer y hombre
en dos amantes
que felices cantan
su alborada.
-
Mayo 
de alboradas claras
y lánguido atardeceres
de soles tímidos
y sinfonía de colores,
de brotes,
de aguas claras
que del manantial manan
de nueves altaneras
esbozando despedidas
de flor y hoja
de verde esperanza
de ríos mansos
y campos germinados
de alegrías y fiestas
de nuevas ilusiones
de claroscuros
y golondrinas
de amor
y esperanzas.
-
Se acabo tu deambular
tu errante peregrinar
entre las dudas
y las nostalgias
y vuelves,
cabizbaja
a sosegar tu alma
entre los brazos
de mi esperanza.
Traes los ojos vidriosos
el aliento rudo
y los latidos
acelerados.
Traes las manos agrietadas
del duro trabajo
los pies descalzos
y las entrañas desnuda
Y traes mis recuerdos
aun vivos,
y pendes de nuevo el fuego
de esta pira 
en la que me quemo
por ti mi amor
por ti y tu regreso

¿Quién soy?
soy el viento
que libre discurre entre los campos,
que hoy te despeina
y mañana te acuna entre las brisas
soy el agua
que alegre desciende en el arroyo
que ruge en la mar brava
que riega tus yermos campos,
y la sed te sacia.
Soy la Luna,
que a veces te alumbra
en la noche oscura
y otras, desaparece.
Soy el Sol
que te calienta
que te ilumina
y si te descuidas te quema.
Soy el hombre anciano
que te traza senderos
te enseña atajos
y cuando tus ojos se lo piden
te alaza a los cielos.
-
Se oscureció la tarde
acabose el paseo
y fue tan efímero
aquel beso,
que en este instante
me encuentro
solo y perdido
añorando
entre evocaciones
tu recuerdo.
-
Quizás sea la noche
tiempo de recogimiento,
negra cuna
donde mecer los sueños,
Quizá sea la noche
compañera inseparable
donde la verdad se tiñe
de angustias
y el tiempo se alarga
sin prisas.
Y tú, 
aliada de la noche negra
buscas en su calor
tu refugio
cuando HUYES de la verdad
que presientes, 
de la realidad
que está fluyendo
entre tus venas 
acelerada por los latidos.
No seré yo quien ponga coto a tus noches,
porque quiero
pintarte de luces el día,
dibujar en tus ojos
esperanzas,
en tus manos
caricias,
y en tu boca, besos de ternura.
-
Seguiremos
y tras cada coma
pintaremos un punto
y detrás muchas letras
que formen sílabas
y entre ellas
palabras, frases y argumentos,
deshojaremos una a una
cada flor de estos cuentos
y al final,
si al azar le cupiera el honor
de darnos tregua
podríamos dejar a un lado las palabras y los poemas
jugar con nuestras miradas,
escribiendo en el aire
poemas sin letras
dibujados entre besos
y seguir
y seguir
hasta caer exhaustos
-
Ese silencio pastoso
que nos roba el verbo
ese vacío insondable
que se asienta en la mirada
ese eco de viejas palabras
reverberando en mis entrañas
el amor que te profeso,
el amor que me falta.
-
Tu ausencia
era más ausencia cada día,
tu silencio,
más silencio,
y tu versos
ajadas evocaciones
que se marchitaban
en nuestros corazones

Si yo te contara
te diría
que los luceros de la noche
brotan de tu mirada
que tu boca
es mi playa
tu piel
la senda por donde mis dedos
resbalan,
y tú,
si el amor me regalaras
serías
mi amada.
-
yo quisiera ser tu almohada
para compartir tus soledades,
tus lágrimas las noches de desconsuelo,
y tus fantasías
en esos minutos previos
en que al llegar la noche
despides el día.
Y quisiera ser tu hombre,
el hombro donde descansaras,
el destino de tus besos,
el objeto de tu amor puro
y la satisfacción de tu sexo.
-
sí.
Yo también lo deseo
resucitemos las ilusiones muertas
desempolvemos las olvidadas
ahora luce el Sol primaveral
anunciando la buena nueva
reguemos con nueva savia
el cauce de nuestras pupilas
desterrando el invierno de sinsabores
aferremos nuestras manos
y prosigamos juntos
el camino
-
Sólo olvidamos las cosas de poca importancia,
aquellas que nos marcan, jamás las olvidamos,
puedo olvidar que un día una dama me pisó, sin quererlo, al subir al metro y me pidió perdón, que otorgué con total beneplácito.
Pero cómo olvidar, por ejemplo, que me llamo José Ramón,
cómo olvidar que hace veinte años me torturaron
y como olvidar que una dama, a la que amaba,
me dejó plantado por otro galán.
-
-
Quizás sea el aire que trasporta el hedor de la ignominia,
el saberme despreciado con una sonrisa,
o el aire que trasporta aquellas difamantes palabras
que de mí se dijeron en otros fueros.
O acaso sea el aire impío que trae la brisa del mar
cuando se despierta de un largo sueño,
ese aire perfumado de libertad
que muestra el rostro mísero
de las miserables traiciones
al espaldas urdidas.
Ya lo dijo hace algunos años
Don Julio Cesar:
ROMA NO PAGA TRAIDORES.
-
A TI SIEMPRE TE DEJO LA ÚLTIMA,
no porque seas la última en nada,
sino porque soy un goloso
y tu dulzura es el mejor de los postres
que imaginar pudiera.
Mi enigmática amiga, 
si supieras las incógnitas que me despiertas,
el cómo te imagino,
el como sorbo tus palabras, una a una,
como un dulce néctar que me embriaga
y te sueño despierta junto a mí,
con las pupilas abiertas
esperando una respuesta
que de mi boca brote
para colmar tus quimeras.
-
A veces recordar a tu verdugo
es mostrarle a él, el espejo desnudo
donde se refleja su rostro hipócrita,
la verdadera faz de su alma
tan distinta a la cara de inocencia
que ella muestra a sus amigos.

A veces recordar a tu verdugo
es armarte de experiencias,
desbrozar el camino
apartando las piedras,
es, ni más ni menos,
recordar donde está ubicada la esquina
donde te esperan armados hasta los dientes
para meterte una estocada traicionera.
-
Ya que a los dos nos hirieron con la misma daga
paguémosles con su misma moneda,
juntémonos una tarde
tú y yo a solas,
juntemos nuestros cuerpos
sacrificando en la pira de las pasiones
una venganza incruenta.
Luego
dibujemos en nuestro rostro una sonrisa de estreno
y en silencio
volvamos a su encuentro,
que vean en nuestros candiles
la mirada de dos seres felices
que en secreto compartieron
amor, venganza y sueños.
-
Yo soy una mísera mota de polvo,
juguete del azar hecho brisa,
soy el patético recuerdo
de una mustia sonrisa,
el sustituto de lascivos encuentros,
la sombra preñada de nostalgias
yo, que más quisiera
que no ser lo que soy, nada.
Pero si tú me lo pidieras
si en tus ojos viera una imperceptible llama
que mi amor reclamara,
no dudes, amada mía
que cruzaría el mundo
si preciso fuera
para unirme a ti
en cuerpo y alma.
-
Poesía es todo aquello
que encierra belleza,
ver caer la lluvia
o agostar el campo
un sol justiciero,
es la lágrima y la sonrisa,
el pudor de una niña,
el desparpajo de una puta,
es el borracho que se tambalea
en las esquinas,
son esos ojos
que eyaculan miradas,
tu alma rota en mis pedazos
mis sueños en el aire evaporados,
la muerte y la vida,
y por qué no,
también
esa fotografía.
-
Si tú supieras
que hubiera dado hoy
por tenerte cerca,
porque me acunaras con tu mirada
y en silencio
me escucharas.
Hoy incógnita mía,
hoy...
a ti me entregaría.
Lloraría mis penas,
asiría tu mano
para que me ayudaras
a buscar la salida
de este laberinto de dudas
que me atosiga.
-
Sea como deseas,
dejemos que germinen en tus entrañas
los desencantos,
que se rompa en mi pedazos
el fino cristal de tu corazón,
que sea tu amante la Luna
y tus lágrimas
silentes estrellas fugaces,
fondea tu barca 
en las mar de la desolación
acúnate entre lamentos
que yo, hoy, parto
en busca de otros puertos.
-
El alma es inmortal
muere y renace como el día y la noche,
se desfigura entre sollozos,
revive en cada beso.

Tú, alma derrotada
quebrada en mil batallas
quieres asirte a mi esperanza.
diez años de pesadillas náufragas
emergen de las profundidades
al oír el canto de las sirenas.
Mátalas.
Ese canto es un hechizo,
una pócima onírica,
encuentra entre la arena 
una caracola
y
oirás el coro de los marinos.
---
Llegaste a mi encuentro
vestida de anónima samaritana,
yo estaba perdido
en un enjambre de limitaciones,
tú, velada entre números,
sin conocerme,
asiste mi mano con fuerza
impidiendo que me hundiera en el fango.
Hubo de pasar el tiempo
y florecer las confianzas
para que desnudaras tu persona,
desde entonces,
nunca te has alejado lo suficiente
para perderme de vista,
para rescatarme de mis locuras
para mostrarme sin alharacas
que me quieres.
-
Si fuera verdad que amor
por ti sintiera,
si palpitara
cuando a ti te viera,
intuirías mis latidos
acompasando tus yermas noches
y mi sueños
vistiendo de colores
tus soledades.
-
Y fueron esos detalles
los que me mostraron
tu rostro de ingenuidad,
el como una vida
se pierde en un instante,
como una duda sembrada
por manos ignominiosas
es más fértil
que la palabra desnuda.
----
Cayó el martes del calendario,
anunciando un miércoles
de cenizas en los cielos
sin que leyera tu misiva,
quizás te perdiste en el sendero
con tanta parada en las veredas
antes de llegar a mi casa.

No nací en alta cuna
y en mi mesa siempre
comimos migajas,
las sobras de un día
las guardábamos
para venideras jornadas,
ya estoy acostumbrado
a ser el último de la fila,
el postrero refugio
de soledades,
el ascua que guarda el fuego.
----
Y por Dios te lo juro
que si tú me lo pidieras
sembraría nuestra amistad
de encuentros,
hasta que floreciera
- si algún día florece-
el halo luminoso del faro
que nos enseñara el sendero
del vagar errante
de nuestras vidas.
Quizás juntos lo recorriéramos
o, quizás, sean caminos distintos.
---
Miles de estrellas nos velan
y miles de veladas nos esperan,
noches compartidas
entre despedidas
y encuentros.
Miles de estrellas nos velan
y entre ellas
tu dos luceros
de mirada clara
que me leen cada mañana,
tus dos candiles
que titilan
en la noche mas
larga
esa noche que
ennegrece mi alma.
-
Quizás seas tú esa tímida luz que se cuela por mi ventana dibujando claroscuros entre mi sábanas cada mañana.
Quizás sea esa luz naciente que me canta alboradas, que me despierta puntual en cada jornada
Quizás seas tú, la luz de mi esperanza.
-
Tiras de piel ensangrentada
jirones de mi alma
vacíos,
huecos aposentos
donde se mecen mis recuerdos,
sueños,
anhelos,
deseos de caer
rendido,
muerto
-
Tus palabras me encandilan
me seducen al leerlas
son palabras ciertas
llenas de tristezas
y son palabras
aunque frías 
y exigentes.
Muy sinceras.
-¡AY MUERTE!
Quizás seas tú
la única mujer
que jamás reprocha,
que siempre es fiel,
la única que cumple esa falsa promesa
manoseada en los versos
susurrada en las camas
esa promesa tan frágil
que siempre se quiebra
esa promesa
de amor eterno
-
Quizás en un recodo
o al beber agua fresca
de la fuente del camino
tu soledad se sienta acompañada
del alma de otro peregrino,
pero nunca lo olvides
es caminante solitario
anima en pena de vaga errante,
andariego sin alforzas,
un muerto vivo.
-
Quisiera ser el nido
donde se exiliasen tus fríos,
quisiera ser la luz
que tus miedos desterrasen,
quisiera ser hombre
y acunarte entre mis brazos,
ser tu calor
y tu destino.
Ser en ti, parte de tu cuerpo
ser en mí, esclavo de tu deseo
ser los dos.
tu y yo
sólo UNO.
-
Llueve sobre el mar
NEGRAS SOMBRAS DE FANTASMAS
TIÑENDO DE GRISES LA ESPERANZA
TIÑENDO DE NEGRO LA MUERTE
LLUEVEN LAS LÁGRIMAS DE MIS HERMANOS
ARREBATADOS DE SUS HERENCIAS
LLUEVEN LOS RECUERDOS
DE AQUELLA MAR BLANCA
DONDE FLUÍA LA VIDA
Y HOY REINA LA MUERTE.
-
Dormiré entre tus brazos
arrullado entre tus murmullos
mientras peinas mis ilusiones
pintando mis ojos de tiernas miradas.
Seré el rocío de tus madrugadas,
el rumor de las olas de tu playa
y el sueño con que te acostaras
al terminar cada jornada.
-
Se puede hablar del alma
de la vida y de la muerte
de las miserias que nos acompañan 
cada mañana,
de esos ojos perdidos en el infinito
de esas manos mudas
que desconocen la caricia
de esas bocas mudas
de las lágrimas vertidas
y de las rabias contenidas
del hambre, del desamor
de esta vida puta
que nos conduce
ingrata
desagradecida
a un mundo de envidias.
se puede hablar de los errores
de los silencios calculados
de las mentiras,
de los engaños que nos regalamos
cada día,
de los falsos ídolos
que nos seducen con pócimas,
de los falsos amores,
de los crueles desamores
se puede hablar de todo
pero no hablamos de nada.
atrincherados en nuestros prejuicios
nos dejamos arrastrar
por los espejismos
carentes de verdad.
-
Perdida estabas buscando lunas
mientras yo buscaba soles
y fue en aquel momento
en que la tarde moría
sin haber nacido aún la noche
que mis ojos
tropezaron con tu mirada.
desde entonces, noche amada
desde entonces...
te llevo prendida en mi alma.
-
Somos lluvia fresca en verano
somos sueños
somos pedacitos de cielo
y rincones cálidos,
Somos locos cuerdos
caminantes mundanos,
somos tu y yo
dos estrellas que se miran
los faros en la niebla
dos sonidos perdidos
dos corazones solitarios
-
Caminé perdido entre las sombras de un silencio,
desnudo, descalzo y sin dinero,
compartí mi pobreza y mi riqueza,
te di mi último suspiro
antes de inhumarte
en el camposanto del olvido.
-
Solo puedo darte lo que poseo
mis negras penas
mis blancas ilusiones,
el azul de mi mirada
e dorado de mis viejos cabellos
y el alba inmaculado de mis bostezos.
-
Podría regalarte un reino,
el reino de mis pobrezas
y hacerte princesa
de mis quimeras,
podría ser tu esclavo
y arroparte cada noche en tu lecho
cocinarte sabrosos guisos
y besar tus pies antes de besar tu cuerpo.
-
Podría despojarte la mascara
tras la que escondes tu rostro maltrecho
desvelar tu cuerpo
y amarte
hasta morir en tu regazo.
-
Aun recuerdo aquella singladura
aquel nuestro naufragio, en un mar de dudas
tu te aferraste a un tablón carcomido,
yo a un espejismo
y las corriente marinas
nos alejaron.
Vague errante por sucias cantinas
de puertos desconocidos,
borracho de soledades,
embriagado de desencantos,
Se cegaron los faros
y mi bitácora no marcó ningún norte.
Hoy, en esta mañana de invierno
en que el sol, como cada día, se asoma por el oriente
percibo un nuevo brillo
un destello claro
que surge del fondo de tus pupilas
y renacen en mis entrañas
un manantial de esperanzas.
-
Irreflexiva reflexión,
mi locura cuerda
mi cordura loca,
mis pasiones comedidas
mis ilusiones desatadas,
mis sueños y mis pesadillas
mi hada y mi demonio
mi risa y mi llanto
esta es mi más fiel compañera
mi contradicción perpetua.
-
Conmigo siempre estas,
eres mi brisa en el estío
la lluvia en la sequía
eres un lejana estrella
que intermitente brillas
en mi noche profunda
eres la bitácora
que marca mi rumbo
eres mi sol luminoso
el que me broncea
el que me despierta
cada mañana
eres la mar calma
donde navego
y el puerto seguro
donde me refugio. 
-
No son clavos,
son dagas 
envenenadas
que se clavan
por la espalda,
son sortilegios,
pócimas,
venenos
que engullimos
hasta rendirnos
en el lecho
muertos.
-
Cuánta melancolía
se intuye en tu mirada,
cuánta tristeza
gota a gota
llorada
viertes en cada letra,
cuánta sangre
rezuman tus heridas,
cuánta pena, 
cuánto dolor,
cuánta llaga
que no cicatriza,
y mientras,
imperceptible
el tiempo pasa,
pasa como las brisas
de la orilla
por las mañanas,
como el canto del gallo
que anuncia 
al campo yermo
que nace el día,
pasa mudo
como el aroma
lozano 
de las muchachas,
pasa...
pero se queda clavado
en tu garganta,
tiñendo de ronca
la voz
con que nos cantas,
pintando de negros
el cielo
y de grises tus
tormentos.
-
Pinta de negro
esta noche
negra,
pinta de negro
el color de mis ausencias,
píntalo
hasta 
que pierda mi conciencia.
Y en el centro
traza un punto blanco
equidistante,
perfecto,
un punto de referencia
que me recuerde
que en esta negra vida 
hay un alma pura,
oculta
en el fondo
insondable 
de tu conciencia.
-
Seguiré mi camino
no doblaré mis rodillas
ni mi boca
volverá a pronunciar
un perdón.
Caminaré por el sendero
empedrado de vacíos,
acompañada
de mis bostezos,
regando con las lágrimas
de los recuerdos
las veredas de los caminos.

Si tu alma se encabrita
no sueltes sus bridas
que galope
hasta caer desfallecida,
luego, al paso
cabalga sosegada
buscando un abrevadero
donde saciar la sed
un pesebre 
donde comer
fresca avena
y un sol cálido
de nueva alborada.
o una nueva estrella
ajada de noches
eternas
lustrarla con ternura
hasta que el brillo
te ciegue
y cabalgues de nuevo.
-
Tú que entre silencios
has mecido mis penas
que en las sombras
has acunado mis tormentos
tú amiga mía
has conocido
mis dudas
has taponado las heridas
por donde se desangra
mi alma.
-
Quizás mis dudas no pesaban
porque eran dudas etéreas
del alma,
dudas de este amor 
que entre silencios se agranda,
quizás no supe inclinar la balanza
porque mis dudas eran de peso livianas,
eran gotas de la fuente de mis entrañas,
lágrimas...
que con tus besos enjuagabas,
eran suspiros
que tu ausencia me provocaba,
eran caricias
que por tu piel resbalaban,
era mis dudas
los gritos
de este amor nuestro
que tú callas.
-
Es tan sólo un momento
un efímero instante
que nos envuelve
y se hace eterno.
Un instante perdurable
en nuestro pensamiento
un tic tac
que nunca para.
Un largo adiós
y luego
la nada.
-
Me has puesto el listón muy alto 
y yo soy un enano,
y no alcanzo
a rozar con mis manos
esos cielos
donde anida tu alma,
no alcanzo
a ver mi rostro
reflejado en tu mirada
ni a embriagarme con el aroma 
que tu cuerpo exhala.
No alcanzo 
ese cielo
esa boca desde donde fluyen tus palabras
ni esas manos de caricias alienadas
ni esos ojos en busca de miradas
ni esas orejas
donde depositar quisiera
estas tres palabras.
UN BESO AMIGA
-
Como duelen...
como duelen y matan las palabras,
esas palabras...
esas palabras vacuas 
vacuas declaraciones
vacuos amores
esos amores...
esos amores desleales,
desleales encuentros,
encuentros compartidos,
compartidos sentimientos
sentimientos repetidos
repetidos al unísono
al unísono a cada oído pronunciadas
esas palabras
como duelen
como matan.
-
Hoy
yo escucho tu silencio
tu verbo imperfecto
tu dolor
y tu desencuentro.
Hoy, igual que ayer
y quizás,
lo mismo que mañana
te rondaré bajo tu ventana
paciente esperare ver tus rostro
sonriente, asomarse tímido
sobre el alfeizar, entre los mustios geranios
carcomidos por el gélido invierno
en el que enclaustras tus palabras

¿dónde están mis manos?
Caminan errantes,
perdidas,
buscando los huecos de tus vacíos,
palpando silencios,
soñando encuentros,
imaginando tu cuerpo
enlazado al mío,
paseando entre las brumas
de ese mar tenebroso
de tu Galicia profunda,
añorándote,
deseándote.
¿dónde están mis manos?
están encerradas en sí mismo
puños apretados por la rabia
de saberte viva
y saberte lejana.
-
Frágiles son tus dedos,
tus candiles tristes miradas
y de tu piel lozana
emana ese aroma
de flor marchita
que una primavera fue rosa.
Ya no eres niña
ni te sientes amada mujer,
dama de pétrea mirada
que vivir, viviendo quisiera
y huye como polen
que mece el viento
buscas el calor en pétalos extraños,
sin percibir 
que bajo el manto de helechos
entre el lodo húmedo
cayó tu semilla
y hoy germina 
entre mis latidos
rogándole a Dios
de una vez por todas
cese tu alocada huida
-
Perdida estabas buscando lunas
mientras yo buscaba soles
y fue en aquel momento
en que la tarde moría
sin haber nacido, aún, la noche
que mis ojos
tropezaron con tu mirada.
desde entonces, noche amada
desde entonces...
te llevo prendida en mi alma. 

No temas al amor
abrígate en mi pecho
la noche es vieja
y al tañer la campanas
amanecerá una nueva alba
plena de luz y esperanzas.
-
Pasea por mi mirada inquieta
oyendo el vuelo de mis ecos
mendiga de mis ronroneos
un sonido certero
que a tus ventanas llegue
como un grito, un alarido
claro y conciso
algo tan sencillo
como escuchar entre mis latidos
un claro TE QUIERO.
-
Allá tú
si la libertad no es tu aliada
ni la felicidad es tu meta.
Allá tú
si lloras cada noche sobre tu almohada
y no recuerdas el sonido rítmico
de la risa desenfrenada.
Allá. tú
si viva te entierras
y muerta te paseas
Allá tú
que pudiendo ser
solamente estás.
-
Si tú supieras
cuantas veces grabo tu nombre 
en la arena
y me siento a leerlo
esperando que suba 
lenta la marea.
Engullido por la mar
tu nombre se disuelve
como en mis sueños
te mueres cada noche
al lado de mi almohada
entre mis pensamientos
y mis ilusiones.
-
Déjame invadir tu espacio
habitar a tu lado
en este otero aislado
donde se vislumbra lejos la muerte
porque los destellos de tu mirada
son fuente de vida
donde anhelo saciar mi sed.
-
QUE SEA LA RABIA EL DICCIONARIO
DE DONDE FLUYEN TUS VERBOS
QUE SEA EL DOLOR LA CUNA
DONDE MECES TUS PALABRAS
QUE SEA EL DESENCANTO
LA ARMONÍA CON LA QUE DANZAS
Y QUE LA MASCARA PÉTREA
DEL ESPEJO DONDE ELLA SE MIRA
SEA 
TU ETERNA SONRISA.
-
Entre tu sombra y la mía
se dibuja un abismo
de silencios.
resuenan atronadores
los ecos
de aquellos besos
que un día flagelaron
mis sentimientos.
hoy que clarea el día
la sombra de tu recuerdo
ciega mis ilusiones.
-
Palabras...
verbo hecho carne
sangre de nuestras entrañas.
palabras enmudecidas,
amordazadas,
enclaustradas en silencios
en los gestos
y en las miradas.
No son las palabras
las que nos matan
son las rabias
que se esconden
tras las vacuas palabras.
-
Abrázame...
aprieta tus senos en mi pecho
tus labios en mi boca
tus muslos en mi cuenco
y deja que tus manos 
despierten mis sueños.
Abrázame...
hazme tuyo
hurtándome el aire
acompasando mis latidos
acunando mis suspiros
-

Palabras...
palabras, ecos que se lleva el viento,
suspiros perdidos en la inmensidad del silencio,
tonos, timbres, enfatizaciones destinadas
a matar fantasmas,
palabras huecas
palabras llanas
palabras perdidas 
en los recovecos, en las esquinas,
palabras de farsa
del teatro de la vida
de ese inmenso escenario
donde donde se representa la tragedia humana
con los dos mas famosos protagonistas
él, Don Engaño
ella, Doña Mentira.
-
Si tu arma es la palabra
nada debemos temer.
Úsala despiadada,
cándida o reflexiva,
pues cada palabra
siempre rebata en el espejo
donde se reflejan 
nuestras miserias,
allí donde tú y yo
y todos los demás
somos lo que somos.
rutina, hastío, amor 
y soledad.
ni un ápice más.
-
Sí, 
te miro,
te observo
y de tanta belleza
me admiro.
Esas manos hechas para la caricia
esos ojos de los que emana
tu mirada, 
esa cara de ángel,
inmaculada,
y ese aroma
que me embriaga.
-
La existencia la vivimos basculando
entre los recuerdos y las esperanzas, 
entre un ayer nostálgico 
y un mañana prometedor, 
y mientras, 
derrochamos ese hoy real, 
ese instante irrepetible 
que ya nunca nos pertenecerá
-
Tengo miedo que se quiebre
este frágil bastón blanco,
es mi apoyo y mi guía
en este oscuro caminar 
sin luz 
sin luna
y sin ti.
-
HE DECIDIDO, 
aunque sean los ecos de tu silencio 
la respuesta, s
seguir regando con mis palabras 
el retoño de nuestro poema 
y cada día, 
al despuntar el alba,
cuando aún me ciegan las legañas, 
regarte mi primer pensamiento 
y brindar por tu alma.
Algún día, quizás, 
te arranque una palabra 
y aunque así no fuera, 
mi esperanza
vivirá plena.
-
Quizás no sean musas, 
quizás la inspiración emerja 
silente de tu mirada, 
de tu cuello largo, 
de tus rizos despeinados, 
de tu voz fría, 
de tus adioses y tus holas, 
de tus alocados juegos, 
de tu ternura encadenada,
de tus confidencias
o de esa imagen 
de la que estoy enamorada.
-
Es la noche cerrada
mi muda aliada,
son tus besos
el faro entre mis miedos,
son tus manos
con sus caricias,
la fuente donde me consuelo
y es tu cuerpo lozano
la tumba
donde muero.
-
Puede que desde tras esa "patética desfigura",
Se esconda una criatura
con rostro de mujer
y alma de víbora.
Pero todo carnaval
acaba en la cuaresma,
toda noche
agoniza en la mañana
y aquella lluvia que me ahogaba
emigró arrastrada
por los vientos
hoy el cielo es azul
de un celeste intenso
y el sol que ilumina
me muestra lo angosto
que era aquel camino.
-
Yo no bebo cava
ni champagne,
ni limonada
mi mesa esta pobremente decorada
con un mísero 
vaso de agua.
Pero tengo un libro
donde libo 
gota a gota
letra a letra, un poema
que me trae a mi memoria
el brillo de tu mirada.
¿qué más puedo pedir?
si tú, desde la distancia
me acunas
con tus palabras.
-
...la aventura
breve 
de alguna eternidad
efímera,
ese instante dichoso
que quisiéramos prolongar,
ese momento
culminante
donde almas dos almas
se funden 
se recrean entre
bálsamos de ternura
soñando despiertos
en que la vida
es algo más
que lágrimas y desconsuelos
en que la vida
sólo tiene sentido
si nos embriaga de felicidad. 
-
Perdona mi silencio, 
no era una huida,
era el recogimiento,
el disfrute
de esos efímero momentos
en que juntos
cabalgamos hacia el cielo.
Llevo prendida
en mis retinas
tu mirada 
y tu sonrisa,
el aroma de tu vientre
y esos sentidos gemidos
que encandilan
mi fiebre.
-
Dejemos que llore la luna
mientras me acunas 
entre tus senos,
déjame soñar con el niño
que llevo dentro,
retozando entre tus pechos
con el blanco alimento
que emana de la ternura
de nuestro encuentro.
Quiero ser bebé
lamiendo tus pechos
potro salvaje
entre los huecos
que escondes 
en el valle de Venus
pulpo entre la piel
de tu cuerpo,
ante tu mirada
un bello reflejo
y en tu boca
saliva 
y aroma
de azucena.
-
ROMPE CON EL SILENCIO
déjanos aquí los jirones 
de tu pensamiento,
embriagarnos,
danos aliento,
haz que tiemblen
las iglesias y los monasterios,
constrúyenos
un mundo nuevo.
-
Son las palabras
frágiles reflejos
escondidos tras los cristales
de diluidos espejos
donde narramos la vida
que se esconde en las
profundidades del sentimiento
-
NO DESEO QUE TE SIENTAS VIEJA
SINO MADURA
COMO LA FRUTA TIERNA
Y MORDERTE
Y SABOREARTE
HASTA SACIAR MI SED
DE TERNURAS
AÑEJAS
-
No hurgo en tu mirada
hurgo en tus entrañas,
busco al ser íntimo
que se refleja en tus palabras,
a la mujer altiva
a la dama,
y en esa mirada que no hurgo
encuentro
mi imagen reflejada
mi pasión adormecida
y mi sonrisa ajada. 
-
MI FRUTA MADURA
permítele a este jardinero
que saboree tu manzana,
quiero esculpir tu huerto
con el riego de mis entrañas
moldear tus frutos
con los besos
que de mi boca emanan
sembrar en ti mi semilla
y verla germinar 
día a día
abonar cada mañana
y al atardecer
en mis brazos acunarla
no quiero que de esos ojos de castaña
lloren lágrimas
quiero embriagarme de sonrisas
de tus cerezas,
y amamantarme entre tus senos
de fresa.
-
YO también desconozco 
como llegaste hasta aquí
tan colorida
de verde fosforito
reviviendo tiempos pasados
añorando caricias ajadas
besos gélidos que fueron
perdiéndose por el camino.
pero ya has arribado
para acomodarte en mi alma
acurrucada entre mis brazos
renaciendo,
reviviendo,
resoñando aquel pasado
donde un beso era un milagro
una caricia un desasosiego
y juntos penetramos
en el laberinto 
que nos conducía al cielo.
-
Y llegaron hasta mi alma
las reverberaciones de tu eco
ese "te quiero"
acompañado del llanto
de un coro de plañideras
que en mi vientre lloraban
por tan gran perdida.
-
Son tus cabellos el columpio 
donde me mezo,
tus ojos mi espejo 
y tu voz, 
ronca y susurrante
el eco de mis deseos.
-
Me gustaría a tu lado ver llover desde la ventana,
leer en silencio regalándonos furtivas miradas,
cuidar y regar las plantas,
charlar durante interminables veladas,
percibir las yemas de mis dedos resbalar por tu piel lozana,
atusar tus cabellos entre sutiles ojeadas
y amarnos, amarnos con pasión desde el atardecer a la mañana.
-
Llueven silencios
bulliciosos
en este día gris
de tormentas.
Negras gotas 
que tiñen mi versos
de roncas palabras.
El dedo acusador
te delata
y tú,
reclamas
a gritos tu inocencia.
Yo no soy juez,
sólo soy reo
de este tormento,
preso de mis miedos,
fruto maduro
del árbol de las malas experiencias,
felpudo
de pisadas brutales,
cuerpo maltrecho
de caprichos inmaduros,
títere 
a las cuerdas unido.
Sella tu voz
¡castígame!
si lo deseas
quizás...
hasta lo merezca.
-
Hoy te escribo en rojo
rojo sangre 
rojo ira
de tanto asesinado 
de tanto vencido.
Hoy no te diré 
que te quiero
hoy seré franco
en este contexto
poético,
hoy te confieso
amigo
que ... te envidio.
-
Las palabras me las robaron
entre falsos halagos
y sonrisas medidas.
ya solo me queda el salmo
el grito desalmado.
Me cegaron los ojos
para que no descubriera 
la iniquidad,
amordazaron mi lengua
para no denunciar
la ignominia,
taponaron mis oídos
para no escuchar el canto 
de las sirenas
el olfato fue hurtado
y el gusto
jamás lo tuve,
sino, no me hubiera enamorado.
Pero
se olvidaron despojarme
del alma,
esta alma gitana
alma bohemia
que canta,
grita,
ruge si la atacan,
alma de peregrino
que jamás 
descansa.
-
Eres un espectro de mujer
un reflejo inconcluso
en la superficie de un charco,
un alarido perdido
entre el griterío de la verbena,
la vomitona con que culmina
una buena borrachera,
eres el bostezo mañanero
y la última cagada del día.
eres... ¿como decirlo?
el eructo del glotón,
la barragana del párroco
la prostituta de esquina
así eres tú
ni fa, ni fu.
-
Tus silencios
son mi inspiración,
tus miradas mi devoción
tu canto
la nana con la que duermo
y tu besos
tus besos... 
el símbolo de nuestro amor
-
Mi niña gitana
eres fuego entre las ascuas
y en el páramo, agua.
Eres luz de candiles
azul de mar,
cabellos de valquiria
amazona de mi pesar
eres la mejor amiga
en estos momentos
de soledad.
-
Muchacha de corazón limpio
refugio de mis tormentos
eres joven y eres MUJER
eres frágil cristal
de irisadas tonalidades,
azul del cielo,
verde del mar,
de oro los cabellos
de plata ornas tu cuello,
de nácar la sonrisa
y de barro los dedos. 
-
mágicos amigos
perdidos entre las alamedas
del laberinto
de las mágicas mentiras....
soñadores sin sueño,
insomnes perpetuos,
niños que reniegan de ser hombres
mujeres que nunca lo fueron
espantapájaros solitarios,
pájaros enjaulados
de vuelos imaginarios
histriónicos payasos,
vagabundo burgueses
peregrinos hacia la utopía
de la nada.
-
Siempre seré un niño
algo caprichoso
y algo serio.
Un poco loco
y un pizca cuerdo
un tonto del que se ríen
las brujas vestidas de mujer
y que gusta de reír
con la mujer verdadera.
Sí, volveré hecho un hombre,
para presentarme ante ti
con la bendición
de nuestra abuela.
-
Quiero asir tu mano
mi niña gitana
para ser tu amigo
en la distancia
para ser tu dulce consejero
en tu destierro
para ser tu confesor
en tu infierno
tu sempiterno lector
en el cielo
tu asidero fuerte
entre los vientos
tu corta distancia
en nuestros vuelos
y tu soledad compartida
en nuestros sueños.
mi niña gitana
oídme bien:
TE QUIERO
-
Dame tu mano
apriétala 
fuerte a la mía
voy a trasladarte a un mundo irreal
al Santa Santorum
de mi soledad
al tabernáculo
de mi intimidad.
Ven amiga,
no temas,
libaras 
a mi lado
el néctar de la verdad,
te embriagaras con aromas
de sinceridad.
dejarnos perdidas
en sus vanidad
a las falsas deidades
la mentira
apariencias
y falsedad.
-
Me inspiras tú, 
me inspira ella, 
me inspira la libertad y la belleza
un viejo que ríe,
un niño que lagrimea.
Me inspira la verdad y la mentira,
el amor y la antipatía,
me inspira la mar que ruge rabiosa
las pisadas del sendero,
el obrero
las sonrisas y los desvelos.
Me inspira el mundo
que gira y gira
sin freno.
¿Quine me inspira?
y eres tu quien lo pregunta.
Mi musa es
mi cordobesa.
-
Somos
tu y yo
dos almas huérfanas
entre mentiras acunadas
somos dos errantes 
caminantes
perdidos en las esquinas
donde anidan
las almas voraces.
Somos juguetes del viento,
motas de polvo,
hoja seca que alfombra senderos.
Somos el agua que corre
entre las sombras que un arroyuelo.
somos los que somos
tu y yo
dos almas en celo.
-
Así es la poesía
como lágrimas
que se vierten solas
sin pedir permiso.
es sangre 
que acude rauda
a taponar la herida.
es un leve suspiro
que emerge tembloroso
cuando veo
como te miro.
-
Son las siete en el reloj
y el tic tac de sus pisadas
me anuncia la nueva mañana.
Otra noche en vela
de vigilia impuesta.
Mi corazón se desangra
al sentir el vacío
de la ausencia que me atormenta.
Ya no hay juegos
ni hay,
tan siquiera,
corteses palabras,
sólo están los huecos,
las oquedades
de tu partida.
Todo yo es un inmenso abismo
ocupado,
conquistado,
derrotado,
por la invasión
de tu silencio.
-
Anoche
cuando charlábamos,
entre risas y sollozos,
sí, te fui desvelando,
mientras tu me desvestías,
pero,
yo a ningún pedestal de alcé,
sólo te ofrecí mi mano desnuda
para que juntos
lloráramos.
-
No llores
déjame que acune
entre mimos
tu desconsuelo.
Déjame bañarme en el inmenso azul
de tu mirada
déjame que te meza 
entre mis cantos de nanas.
pero no me llores
porque ya lloro yo.
-
Sí, ámame plena
y eternamente,
que mi alma
será tu esperada respuesta
desmedida,
anhelante,
codiciosa,
seré el esclavo cautivo
en la más gozosa
de las prisiones,
la del abismo profundo
de tus ilusiones.
-
¿Y tú me lo preguntas?
¿qué me parecería cambiar?
por ti cambiaría el alma.
Por poder palparte
cegaría mi mirada,
por besarte
hipotecaría la vida
y por amarte
qué cambiaría yo por amarte.
-
A mí me narraron otro cuento
de una muchacha y un viejo,
por coincidencias del destino
los dos se conocieron,
recorriendo los mismos senderos,
Ella le enseñó el valor de la inocencia,
él, el de la experiencia,
juntos vertían en un manantial
las lágrimas del desamor,
junto navegaron en busca de la luz.
Ahora...
ella lo recuerda con nostalgia,
él la lleva prendida en su corazón.
-
Hoy siete maestros
a un pobre profano
le desclavarán el velo,
mostrándole la luz
en la oscuridad de un templo.
-
Entre los silencios
yo confinaré mi mirada
entre la chispeante 
vida efímera de una llama
y prenderé en ese cirio
las facciones de tu cara
mi niña muchacha,
este el viejo gruñón
volara entre la cruel distancia
hasta ese rincón
donde atesoras tus lágrimas
y allí,
haré un alto en el camino
y saciare mi sed de ti
cariño mío.
-
Más que con ansiedad
te amaría con serenidad
Más que lentamente
mi amor seria prudente
Mas que tiernamente
sería apasionadamente,
más que dulce, meloso,
y mi única reserva
sería deferencia,
respeto y
cautela de no herir
tus sentimientos.
-
No, no, no...
Tú no tienes la culpa,
la culpa no es de nadie,
el amor 
no se sabe donde nace,
en una mirada,
en una palabra
o en medio del vacío de la nada.
Es un fantasma
que a veces ladra
que a veces mata.
AMOR tu no tienes la culpa
de que yo te quiera
como te quiero.
Tú eres sólo culpable
de no devolverme
las miradas.
-
Hoy esperaré
acurrucado en el calor del nido
oír el aleteo 
de tu vuelo,
embriagarme con el profundo
aroma de tus anhelos,
reír entre tus ojos
y sentir en mis dedos
el frescor de tu piel.
-
Hoy seré guardián 
en tu fortaleza,
esclavo 
en tu celda
amigos entres tus penas
y pajarillo cantor
entre las rejas.
-
No son tus silencios
mi nostalgia,
ni aquel dúctil
rugido de mar,
no es esta mudez
quien me quiebra
sino la ausencia
de tu mirada.
-
En este angosto silencio
colmado de hastíos
recios
busco la calle de mi
niñez
busco aquellos rostros
añejos
que entre silencios
y miradas huidizas
me dijeron
te quiero.
-
Un foto es un recuerdo
algo que nunca sabremos
si es algo que nos robaron
o sigue siendo nuestro.
Una flor es un momento
que se marchita con
el tiempo,
un instante fugaz
que hacemos
eterno.
-
Entre todas las mares
sólo hay una
que me espanta cuando ruge
y me acuna cuando canta
es una mar amiga
de frío mirar
y cálida palabra,
es una mar de ensueños
que nunca podré 
alcanzar. 
-
Eres blanca como la noche
iluminada
de titilantes sombras,
lágrimas que llueven
goteando sobre
la blanca mar
que me balancea
entre pasiones nonatas.
Eres blanco sueño
de oscuras veladas
caricias no encontradas
y siempre soñadas
entre anhelos
y desengaños,
entre tu inmaculada blancura
y mi negra desfigura.
-
RECORRES LA RUTAS DEL ABURRIMIENTO
no quieres compartir tu dolor
entre los tuyos...
Vuelas sin fe
entre las luces de neón
y cuando las sombras
cubren de penas tu hastío
retornas en mi búsqueda
para que enjuague tus suspiros,
el paciente anciano
sentado ante el umbral
de tu futuro
te concede su silente
mirada
en medio de tus susurros.
Deseas vomitar el dragón
que te quema las entrañas
pero temes que le fuego
nos arrase...
Se paciente
el árbol se deshoja en otoño
y cerca está ya el equinoccio.
-
Huyes del amor
como de la peste...
te temes.
En tu huida
has vislumbrado el abismo
que te separa
del mundo
de los seres vivos.
-
Entre trago y trago
entre le dolor y el sufrimiento
brindo con este veneno
de bouquet fino
de sabores etílicos
por todos vosotros
mis amigos.
-
ANIMAS ERRANTES
DE CORAZÓN COMPARTIDO,
EPITAFIOS DESLEÍDOS
EN CEMENTERIOS PERDIDOS,
SOLOS FRENTE A LA ETERNIDAD
SOLO O CONTIGO
HARÉ HASTA AGOTARME
TODO EL RECORRIDO,
CRUZARE MARES Y MONTAÑAS
HASTA QUEDAR EXHAUSTO
EN MEDIO DEL CAMINO..
-
Deambulo entre calles
apestadas de búfalos salvajes,
en manada y solos a la vez,
el griterío ensordecedor
deja filtrarse la voz de un lejano reloj
suenas las campanas
anunciando la hora exacta,
esa hora de nuestros encuentros
y hoy, yo no estoy.
Hoy me disfrazado de persona
me mezclo en el rebaño
y añoro
al fingidor.
-
Hoy despiertas de tu letargo
encubierta entre las sombras
depositas tu carta
en el buzón.
Soy yo el destinatario
y no eres tu la remitente,
es el guante negro
que oculta tu mano.
La esperaba
como se espera la lluvia
en la sequía,
como se espera la calma
en medio de la mar embravecida.
Ya la he recibido
puedes descansar tranquila.
-
Y qué es este mundo
sino un baile de máscaras,
donde las corderos llevan caras de lobos
y las putas de doncellas.
Vivimos en medio del caos
ataviado de cosmos
a las lágrimas apodamos canto
al sexo, amor
al hambre, subdesarrollo
y a la injusticia, equilibrio.
-
Sofocado y sin resuello
vuelvo de mi solitario paseo
aunque si digo la verdad, 
no es cierto
que las soledades me hayan cubierto,
estabas tú a mi lado
susurrándome a cada paso.
-
Quizás sea yo, él
o seas tú, ella,
quizás sea todo un juego
de este mundo de miedos
quizás el ayer sea un mañana
o el mañana no sea nada.
¿Cómo se puede dejar libre el alma
que a tu corazón está encadenada?
Los amores nunca son viejos,
simplemente dejan de ser amores
y ya no son nada.
-
Un colina deseas
donde ubicar tu casa
sin puerta para que no escape
tu inocencia
y con dos grandes ventanas
que sean atalayas
donde el mar se vea
y allá en los lejos
entre las aguas
yo pescaré para ti
fresco poemas
que juntos leeremos
frente a la chimenea
en los otoños lluviosos
a la espera
de que algún día
llegue nuestra primavera.
-
Mis ojos
son dos candiles que no iluminan
marchitos en el otoño
en mi efímera vida.
ojos que un día brillaron
con el azul del verano
hoy son grises
como el cielo nublado.
-
Y si Él no te perdonara
te perdonaré yo.
¿Qué es un Dios?
sino un Creador
un poeta,
que mira desde el cielo
las miserias
de esta vida nuestra.
Yo te perdono
ángel perdido
porque tus pecados no me ofenden
porque tus pecados
son los míos.
-
Agonía imperecedera que siempre me acompañas,
apiádate de esta alma que paso a paso se desangra,
yo ya no puedo seguir muriendo por dentro
mientras las bridas de mi corazón se encabritan
yo ya no puedo seguir muriendo por fuera
mientras sigues resistiendo en los más profundo de mis adentros.
-
La brisa agazapada entre la niebla
meció mis tristezas
no fueron las hadas las auroras
que me hurtaron los sueños
fue una bruja espantosa
de mujer disfrazada.
-
Nómada de hastíos,
monotonías perpetuas
que giran y giran
sin cerrar el círculo donde me encarcelo.
Nómada de sueños
nunca vividos
nómada de fantasías al apagarse el día
Sedentario perfecto.
-
Ya se consumido el balie
el brindis y el beso
ahora solo nos queda el recuerdo
de ese sagrado momento,
tu y yo
unidos en versos.
tu y yo
asidos de la mano
caminando hacia nuestro eterno
encuentro.
-
Podríamos, si tú quisieras
pintar de rojo el mar,
preñar de aromas al viento
y juntos navegar.
Zarparíamos en otoño
sin bitácora 
sin rumbo
y sin miedo a naufragar.
Las olas nos acunarían
entre sabanas de espuma blanca
cuando abrazados
descubriéramos que significa
la palabra AMAR.

Cuanto  vacío
anida en mi interior
regurgitan en mis entrañas
los huecos que no se llenan
en estos lapsos
de tus largas ausencias.
Partiste con un escueto adiós
dejándome en medio de este océano
de incertidumbres,
estrujo mi memoria 
buscando en mi mente tu figura
tanta ausencia me tortura,
dime mi niña gitana
por qué me mortificas
cuál es mi pecado
para tan alto castigo,
son ya casi siete horas
sin estar contigo.
-
Un día, 
para mí una eternidad,
miles de eternidades...
carencias de ti 
sin tu aroma
sin tu cadencia sonora
sin tu mirada que me acune
entre tus sueños,
sin tus risas ni tus lloros
sin tu vida que compartir 
por qué me faltas
por qué dueles
por qué me muero al no verte
-
Conozco el olor de esa tristeza
y el sabor salino de esas lágrimas
conozco tu ira y tu rabia
conozco una a una las grietas
de tu alma destrozada.
Te conozco a ti
mi amiga amada
y conozco tu gallardía,
tu coraje y tu firmeza.
Llora, blasfema
que ya está a tu puerta
la esperanza
y tras ella
llega el amor 
del hombre que esperas.
-
Hoy pernocté en el rincón de nuestros silencios
el cielo hueco de suspiros
me recordó, una vez más,
que sin ti, la vida no tiene sentido,
que sin tus risas
me siento herido,
sin tus confidencias
me dejas vacío.
-
Sé tu la primavera que de luz a mi existencia, 
esa primavera cálida que ahuyenta los gélidos pesares, 
esa primavera que haga florecer las marchitas flores de mis ilusiones,
primavera de soles y limpios cielos,
primavera que me haga reverdecer
sintiendo enraizar
en tu ser.
-
Si adoras el invierno, invierno viviremos
cobijados bajo una cálida manta de abrazos,
al calor del fuego de las pasiones,
con nieves de besos saciaremos la sed amor
y tras las ventanas de nuestra sala
veremos arreciar los vientos preñados de sueños,
cenaremos ternuras asadas en Navidades
y como regalo de Reyes 
con pasión nos amaremos
hasta quedar exhaustos
en el cielo de nuestro lecho.
-
Hoy no fluye mi mundo hacia el tuyo
ni fluyen miradas de mis ojos
no fluyen las palabras
desde esta agua estancada.
Soy musgo tibio en que resbalas
espuma flotando en la mar salada
grano de arena que viene y va
jugando entre la ola y la resaca
Soy brisa imperceptible
que no refresca tu mirada,
suelo donde pisas,
felpudo de cualquier entrada.
No soy ni lo que era
y mira, que ya no era nada.
-
Cuanta ternura,
cuanto amor,
cuanta vida anida en tus entrañas,
atesórala en el arca de tu tabernáculo
en el santa santorum de tu corazón
que ya se oyen los pasos cercanos
del sumo sacerdote
que desvelará tus pasiones.
-
Y tú me lo preguntas
aún lo dudas
¿si eres una musa?
No, no eres un musa
eres mi diosa
la luz que me alumbra
y mi única
MUSA 
-
El amor renace en tu corazón, permítele que vuele libre, que anide entre los cálidos pétalos de la ternura, que redimido fluya por el arroyo, creciendo con las lágrimas vertidas en tus noches de desaliento, que se embelese con los aromas de los mimos, que florezca entre los crisantemos del camposanto, preñando de vida a la vida, desafiando a la muerte.
No llores más, 
no se lo merece. 
Tú le diste todo, 
él no te dio nada. 
Despliega tus alas
y alegre, canta.
-
Vida fecunda
amamantada en nuestros pechos,
vida que late en nuestros corazones
vida que germina en nueva vida
en amor inmenso.
Vida
es la que me brindas
con tu amistad,
con tu sosiego enternecedor
con tu comprensión
y tus consuelo.
-
Tu eres
VIDA
floreces en este mi otoño
con aromas de esperanzas
me acompañas al ritmo de mis desdichas
me acunas entre tus brazos
y tu aliento
es mi 
VIDA
-
Si tú supieras...
cuanto dolor causaron estos versos,
nacieron del alma rota en mil pedazos
y golpearon crueles el alma amada
palabras afiladas en la memoria
germinando en la falsedad del desconcierto.
no eran sentimientos las letras de mi canto
eran rabias.... 
argucias mal pensadas,
orgullo falso,
impotencia borracha,
eran coros de sirena
aullidos de lobo,
graznidos de cuervo,
máscaras de carnaval
sermones desde el pulpito,
mentiras.
-
alma errante,
perdida entre la frondosidad
de tu tupido sotobosque,
permite que entre el ramaje
se cuelen débiles rayos de esperanza
claroscuros que te infecten
de nuevas ilusiones.
ven, déjame besarte
déjame mecerte entre mis nanas
déjame quererte
-
Desde la orilla de este mar inmenso 
donde navegan los sueños 
entre tormentas de un desencuentro, 
amainan en este mañana los vientos,
mientras te meces en el vaivén de las resacas, 
mirando hacia lo lejos,
buscando un fondo sereno 
donde enterar pasados añejos 
y brindad por futuros inmensos.
Hoy te has ganado
un fuerte BESO
-

La noche
silente,
íntima,
desnuda mi melancolía
refleja mi soledad,
acuna mis sueños
atormenta mis utopías
y muere
al llegar
el día.
-
Imperceptible,
silente,
como una mota de polvo
que acuna la brisa,
como una lágrima
que se vierte en el silencio de la soledad,
Tú siempre estás
presente
-
Alargas la noche
hasta horas muy tempranas.
Si yo supiera por dónde vagan
esos fantasmas que te atormentan,
si yo pudiera arrancarte una sonrisa
y decorar de alegrías tu cara,
si pudiera llenar tus vacíos
¡No lo dudes!
en ello,
empeñaría mi vida.
-
Se acopla muy bien 
mi retrato en tu poema,
mi sombra entre la brumas
dibujando claroscuros,
un halo de misterio
que cubre la desnudez
de tus fantasías.
-
Caer
y levantarse
Morir un poco a cada paso,
tropezar,
dar tumbos al salir de la taberna
y saltos de alegría
cuando camino hacia tu lecho.
Total ... ¿Qué más da?
Poca es la distancia que hay
entre la nada y la mierda.
-
La luna
siempre es la misma
y siempre
es diferente
nos muestra su rostro cambiante
y oculta su rostro de negrura
es una dama enigmática
que muestra su hechizo en silencio
para seducir a los hombres
que en la noche oscura
miran al cielo.
-
Impávida muerte odiosa
que no anuncias tu presencia,
invicta entre todas las mujeres
sin cantos ni ornamentos
llegas siempre puntual a la cita,
último beso que en mis labios se posa
para velar mis alientos,
mezquina prostituta
que con todos se acuesta
otorgándoles en el lecho su abrazo
robándoles la esperanza
exprimiéndoles los deseos.
-
Te vas y... ¿Eres?
-
Crescencia espiritual
que me inspira.
Creador como los dioses.
Errático como humano.
Hombre que imita a Dios
viaja, busca, pregunta;
Al final
siempre
se llega,
se encuentra,
y se hallan respuestas.


-
Yo me escondo tras la ausencia
Entre los vacíos
y las sombras,
entre las nostalgias de un ayer
y las esperanzas de un mañana.
Entre la vida que pasa autista
y la muerte que nos ronda,
entre el desamor de tu partida
y el florecer de una nueva primavera.
-
Sí, escribe.
deja que entre las letras
fluyan tus temores,
tus alegrías y tus pasiones.
Deja que sean ellas, desnudas,
sin velos ni armaduras,
son ornamentos
ni citas filosóficas
quienes alcen la voz
de la palabra
y nos muestren
en carne viva
tu alma
-
Llorar es un canto
del alma,
una nana con la que se acunan
nuestros pesares
un borrón
y cuenta nueva,
una ruptura con las sombras
del pasado 
que aún pesan 
que aun nos atan
robándonos 
la vida.
-
No es auxilio la blasfemia,
no es derrota el grito
ni rendición el armarse de palabras.

Blasfemia, grito y palabra
son las armas del poeta.
-

Un por qué,
preguntas
en busca de respuestas.
Silencio.
Y la lluvia empapando
nuestras miradas

Errar
una y otra vez,
volverse a levantar,
en la encrucijada
optar
y ante los ojos 
de la mujer amada...
suspirar.
-
No deshojes las flores
que irisan este otoño
deja que caigan rendidas
como las hojas maduras
del calendario de nuestra vida,
que su aroma nos embriague
de alucinaciones y desvaríos
que las sonrisas inunden 
las almas ingenuas
que autistas sobreviven 
en este frío mundo.

Te invito a un café cortado,
un café con sonrisas,
que encadene saludo y despedida,
un café y un cigarro,
sin lágrimas ni nostalgias,
un café vespertino
que mantenga en el paladar
el recuerdo de unos momentos
en que dos miradas se encontraron
en medio de un enjambre
de idas y venidas, 
en una etapa sin descanso
en un alto en el sendero
escrito en los cielos,
antes de dar el salto
al otro lado del universo.
-
No es buena tinta la sangre, 
pues siempre,
deja cicatrices,
supura de la llagas,
hurga en el dolor
y enmudece
la garganta.
-
Cae la noche
borracha de soledades,
el silencio se acuna
entre mis sabanas
y emerge
entre las brumas
de mis insomnios
el brillo mustio
de tu mirada.
-
Se encadena 
a un nuevo día
este vacío que me provoca
la ausencia de tu cadencia
al musitarme entre susurros
que me echabas en falta.
-


LOCURAS


Culpo a la soledad
de esta locura que presiento
Rugen en mis entrañas
los mudos ecos de
una sangrienta batalla
Yo ya no me entiendo
y a ti no te comprendo
Por qué te odio estando a tu lado
y me falta la vida si estás lejos.
Dime mi niña áurea
¿es locura esto que yo siento?
-
ahora tu mano se confunde con la mía
tus ojos son mi mirada,
tus labios, los besos que me encantan
tus latidos, el ritmo de mi vida
y tu locura
es el hechizo de mi alma.
-
Una flor 
que brota entre tus miradas.
Flor silvestre
preñada de aromas
que germinan en la profundidades
de tu alma.
Quiero sorber su néctar
hasta emborrachar mi conciencia
quiero libarlo gota a gota
hasta alcanzar la locura
y juntos
ahogarnos 
en el jardín de los suspiros
-
Mis letras no son mías,
pertenecen a una dama,
yo sólo soy su escribiente,
ella, es la fuente
de donde manan.
Son sus sentimientos
lo que reflejan estas palabras
es el hechizo de su triste mirada
el que provoca esta locura
que en mis versos se plasma.
-
Aquí no habitan sabidurías 
sino pequeñas y grandes locuras 
que se acunan entre sueños y pesadillas, 
es una laboratorio donde busco la razón de mi vida, 
es una jardín de flores marchitas, 
un ir y venir sin encontrar la salida, 
aunque si te soy sincero, 
que hay una flor que esta germinando 
altiva, aromática y colorida, 
la riego cada día, 
y temo que otras manos la arranquen de mi vida, 
que la utilicen para ornar un jarrón 
de alguna estancia vacía, 
es frágil mi flor
tan frágil como un suspiro,
tan delicada es su alma
que presiento que anida en mis entrañas
buscando calor 
y renaciendo esperanzas,
Dirás que es una locura,
un locura que me embriaga,
un sueño imposible
la utopía de una nada
pero me siento tan yo
que no puedo desterrarla.
-
Mi voz no es la mitad de tu palabra
solo es fuente de agua clara,
arroyo de rumores,
mar de tempestades
y locura de madrugadas.
-
Soy polvo mecido por el viento
que busca sin encontrar
un rincón donde anidar
su desconsuelo.
Soy soledad vestida de harapos
soy la garganta afónica
de tanto gritar sus sueños,
un espantapájaros 
en medio de la nada.
Soy la cuerda locura
que amanece entre legañas,
vaga perdida durante el día
y se acuesta en compañía
de los bostezos.
-
Ya no volveré mi mirada atrás
mi cambiaré el rumbo de mi existencia
Ya no hay tiempo de dar la vuelta
eres tú mi destino
mi locura
y mi meta.
-


TODAVÍAS

Se secan mis lágrimas
entre los vaivenes del viento
y renace cada mañana
un sonrisa de esperanza.
Aún estás tú
acunándote entre mis sabanas
y palpita tu recuerdo
debajo de mi almohada.
-
Ya no volveré mi mirada atrás
mi cambiaré el rumbo de mi existencia
Ya no hay tiempo de dar la vuelta
eres tú mi destino
mi locura
y mi meta.
-
Es entre los recovecos, 
en lo huecos
de los vacíos de mis entrañas
donde te busco
donde no te encuentro
donde te espero.
-
No es deseo 
lo que me empuja
a seguir en el sendero,
no es llegar al límite
ganador o invicto, 
es la magia de tu mirada
la que persigo.
-
Una pesadilla que no culmina
en esta noche aciaga
donde los gritos son gemidos
y la luna
un espejismo.
-
Ni en mi garganta ha nacido la canción,
ese canto que deseo regalarte
para que jamás olvides
a este vagabundo errante
que se desangra entre los caminos
dirigiéndose al encuentro con la muerte.
-
¿Dónde anida la esperanza?
¿Dónde está escondida?
tras una vida buscándola
me evade entre las bambalinas
del burdo escenario 
donde se desarrolla
mi mísera vida.
-
Tu nombre me despierta
viejos sueños
arrinconados en el desván
de mis recuerdos.
Risas y lágrimas
desesperanzas y deseos
de otra vida,
amor lejano que un día
quise enterrar
y hoy, al leer de nuevo 
tu nombre, 
muero.
-

Textos de: José Ramón Varela   Jrvarela@corme.net


VOLVER A

- CANTARES - LOCURAS - TODAVÍAS

PAGINA PRINCIPAL   POEMAS   

   ADELANTE