LIBRO PRIMERO

 

Llevo días con  escasos sueños y

largas pesadillas.

 

EN EL BAR

Un taza de café

cargado,

humeante el cigarrillo

sobre el cenicero,

un monótono lamento

con hechuras de música

suena en la radio,

una servilleta de papel,

el bolígrafo

y la soledad

dictándome estos

versos.

 

CALEIDOSCOPIO

Espejo de pétreos colores

en danza,

en cada giro

un flamante rostro de estreno,

en el fondo

siempre lo mismo.

- 

DUDA

 Serás tú Duda,

la prueba fehaciente,

de mi ignorancia,

o serás tú Duda

la verdad

asomándose

entre los visillos

de mi futuro,

esa luz que añoro.

Serás tú Duda

ese temblor

que me agita

el que anuncia en los cielos

que los huecos de tu vacío

son los llamados

a ser colmados

con mi presencia.
-

          PESADILLA 

Esta noche tal vez retorne

y me fuerce a besarla

o me apremie a perseguirla

corriendo,

desnudo yo, desnuda ella,

como un sátiro con cuernos

tras una tapiz de helechos

para al final,

calcinarme en su infierno.

           Hace ya una hora que ha despuntado

la Luna llena,

su halo de luz viscosa

se filtra por mi ventana

dibujando claroscuros de rayas.

De algún jirón de esta luz mortecina

se plasmará mi pesadilla.

            Ella sólo viene a mis sueños

cuando hay Luna llena.

Yo, temeroso,

a veces la espero despierto

con esperanzado deseo,

pero nada consigo,

siempre retorna, mientras duermo.

-
EN EL VÉRTICE DEL OLVIDO

 En el vértice del olvido

posé mis besos.

 Fui campanero de tus desdichas,

repicar de muerto,

tañer de alboradas

pinté de rosa tus pupilas de esmeralda.

Desde el horizonte perdido

resuena el eco de mi voz

portando la buena nueva,

hoy igual que ayer

y como será mañana,

golpe a golpe

de cincel y maza,

esculpo en tus entrañas

goces de estreno

allí, donde hasta momento exacto de nuestro encuentro,

el vacío te dominaba.

 

 

ERES VICTIMA Y VERDUGO

 Eres víctima y verdugo.

Tu mirada,

pávido destello del miedo.

 Huyes

a confinarte

en el cubil de las soledades.

Te lamentas.

Subyugando tus sentires

a la melodía

del cerebro.

Tienes miedo.

A encarar tus debilidades.

A abrazar tus pasiones.

A morir en el intento.

 -

FLORES:

      ORQUIDEA

 Parásita epifita,

litófila o terrestre,

tres son tu pétalos

tres tus sépalos,

y dos estos ojos que cautivas.

De promiscua estirpe

te derramas en veinticinco mil especies,

porte  galano y colores mundanos

desde el negro azabache

al blanco inmaculado,

desafías a las bromelias

suspendida entre los huecos húmedos

de la sombra del follaje,

entre vecinos ficus abrazada

con el verdor de la esperanza,

te acomodas en la roca desnuda

o, con humildad florida

entierras tus raíces en el fango.

Y mudas por resupinación

agitando permutas imprevistas,

impregnando de aromas

el cálido silencio de la selva lluviosa,

eres única entre todas,

la más bella entre las flores

eres...  ORQUÍDEA.

 ----

      JAZMÍN

 Llora el cielo

en el atardecer angosto del verano

reviven los verdores

de las plantas ornamentales

de mi florido balcón.

Me asomo al mundo

sórdido del asfalto

entre hedores de humos

y cancerígenas poluciones.

Entre el ramaje

de acacias y geranios,

surge tímida

la presencia de tu aroma,

flor diminuta, alba y acampanada

imperceptible mancha blanca

que llenas de perfumes

las reas esperanzas

de mi alma condenada

a sepulcrales silencios.

Tu jazmín blanco

aroma blanca

incienso fresco

bálsamo y esencia

que me transportas

a la inocencia de mi infancia.

---

       MARGARITA

       Te deshojo cada jornada

como una suerte incierta

una día me respondes: Sí.

Otro me das una negativa,

me acunas entre las dudas

blancas de tus pétalos

mostrando ese sol dorado

que atesoras en tu centro,

tan sencilla y humilde

eres la reina del jardín

de mis fantasías,

cubres de colores el verde

de aromas el cielo

y de ilusiones

este corazón sediento.

---

FUEGO

Entre la llamas

se consumen los silencios,

la huidas,

los adioses no pronunciados,

y crecen

mirando al cielo estrellado

las llamas de la soledad que te recluye.

No puedo

apartar al mirada

de la llama incandescente

de tu mirada.

No comprendo,

cuanto más te deseo

más me alejo.

No quiero

cegar mi ojos

y silenciar mi verbo.

Sigo frente al fuego cómplice

que purifica mi alma

quema mi pasión

y alumbra mi esperanza.

-----

HOY HE VISTO

 Hoy he visto gemir a la Luna

y entristecerse al Sol

me he mojado con las lágrimas

del cielo ausente,

me he perdido

entre las brumas

y en la mar he naufragado.

 Hoy el canto es llanto,

el murmullo,

un pétreo silencio,

las caricias

rasgan

y la miradas,

aquellas que un día

me embriagaban

de esperanzas,

son gélidas

como la muerte.

----- 

INTUYO

Intuyo que no vertiste lágrima alguna

que mi estandarte no sofocó tu albedrío,

mientras,

una lluvia pertinaz ahoga mis sueños

y tus banderas invictas

amordazan mi rebeldía.

 La noche y sus fuegos fatuos

se aliarán a tus recuerdos,

el desencanto y el hastío

serán los cómplices,

que anidarán en las veredas del sendero,

mientras tu vas,

yo vuelvo.

Eres romera en busca de gloria

yo simple peregrino,

buhonero de los caminos.

 El tic tac anuncia

que llega la noche,

la hora exacta

de nuestra despedida.

 ------

POR DIOS

 Por Dios

se asesina.

Por la patria

se hacen guerras.

Por la libertad

se esclaviza.

Por la doctrina

se hacen holocaustos.

 Hipócrita de mí

si callara

ante tanto atropello.

 Hipócrita de mí

si gritara:

¡Ni Dios, ni patria, ni libertad, ni doctrina!

-sólo porque odio la guerra, la muerte, la esclavitud,

el hambre y el holocausto-

 Hipócrita de mí

si os criticara.

 Yo soy igual que vosotros

ni mejor, ni peor persona,

porque en mis miserias

por amor

he lastimado.

---- 

VOY A TREPANAR MI CEREBRO

Voy a trepanar mi cerebro

y extirparé dos tercios de mis neuronas

cuarteándolas en dos mitades.

El tercio donde atesoro la memoria del pasado

lo enterraré en el lodo del olvido;

con tercio donde cocino a fuego lento

las esperanzas del futuro,

cebaré los cerdos

que crío en la pocilga de las ilusiones.

Liberado de pasado y futuro

me condenaré a vivir el presente

sin memoria

ni ilusiones.

Porque para sobrevivir entre tanta mierda

me atiborro con las excreciones de la vida,

digiriéndolas día a día.

----------

SI INFINITO ES LE PODER DE DIOS

 Si infinito es el poder de Dios

e infinita su misericordia

y si los hombres

fuimos hechos a su imagen y semejanza

¿Por qué alabamos las miserias

siendo siervos del poderoso,

vasallos de las sotanas,

súbditos de las ideas

y esclavos de nuestras debilidades?

Acaso

no nos regaló Prometo

la luz del conocimiento,

¿por qué no aferramos

al oscurantismo

de la envidia

vestida de espejismo?

------

TIEMPO PERDIDO

 sucumbe el tiempo

gota a gota

entre las babas de un borracho,

resbala entre los flácidos muslos

de un puta verbenera,

perdido entre bostezos de hastío.

Tiempo inhabitado;

Tiempo dilapidado;

Tiempo perdido,

en la espera de un mañana

que nunca llega

----

HOY

el silencio

es mucho más silencio

y la distancia

se alarga interminable,

como un adiós presentido,

se agrandan los huecos

del vacío,

se aleja el eco

de viejas confidencias,

y nos perdemos

en el laberinto de las dudas

nunca aclaradas,

en las incongruencias

de las palabras

y los opacos manifiestos

de tus malos genios

dando rienda suelta

a verdades calladas

a solapadas emboscadas

entre los rincones

de tu falsa inocencia.

---- 

UNA PALABRA

 Un palabra

es el eco de un silencio

torpemente pronunciado,

es un suspiro,

un concepto vestido de sentimiento,

un guiño descarado

o un tímido asomo

de ese yo que llevamos dentro.

Una palabra es lo que te ruego

esa palabra impronunciable

que prenda la mecha

de la hermosa revolución

de los gladiolos

cascada de aromas de jazmín y almizcle

húmedas lágrimas de alegría

que empañen de los espejos

del pasado

y abran de par en par las ventanas

de resto de nuestra vida.

 ------

UNA VERDAD REGALADA

Una verdad regalada,

un silencio calculado,

y la duda

flotando en la encrucijada.

Aplausos en el patio de butacas,

el delirio posado en el ombligo

y el amor

escurriéndose entre las manos.

Gira la rueca

al compás de los ecos del canto de las sirenas,

va y vuelve nuestra alma

de la nada a la soledad

de la soledad a la nada

--------- 

ENTRE LAS OLAS

 Y entre las olas

rugió la tempestad,

no era mi nave un crucero

sino barco de ribera,

de caña y lino

con velas de algodón ligero

empujadas con suspiros

y yo

no era intrépido capitán

sino un marmitón que sueña

mecerse entre las olas de tus brazos

y que tus labios le salpicaran

besos que supieran

a agua de mar.

----- 

           SOBRE EL HORIZONTE

 Atisbo el ancho mar de mi existencia,

la mirada acomodada en el horizonte

y a lo lejos, inerte,

a mis ojos, quieto,

navega la nave que, un día,

acunó mi utópico sueño.

Lleva tiempo ahí

aparentemente inmóvil,

pero cada día,

como el tiempo que se agota

grano a grano en un reloj de arena,

un poquito más lejos.

 Ya sólo es un mancha perdida,

un punto oscuro en medio del mar inmenso,

una pincelada imperceptible

en mi ajado lienzo,

mortecino amor

expira ya tus últimos alientos.

--------BULLEN EN MI MENTE

BULLEN EN MI MENTE 

Bullen en mi mente cientos de palabras 
que no encuentran la salida 
del presidio donde habitan 
enclaustradas, 
son gritos, blasfemias, 
trozos de poemas rotos. 

Son canciones enmudecidas 
por largos años de silencio, 
son alaridos que nacen 
 de la soledad de mis entrañas, 
jirones de mi existencia 
derrochados en una borrachera 
de egoísmos. 
Es la mano extendida del amigo aturdido, 
la lágrima seca de la estatua mortecina, 
la piel de momia quebrada 
por falta de cariño, 
los ojos velados por bellezas efímeras, 
el sabor embrutecido 
con la agridulce 
evocación de la amistad perdida. 
La blasfemia de la impotencia 
de no poder enderezar las curvas 
del círculo en el que estoy perdido. 

Ven amigo... 
acepta mi mano tendida 
y muéstrame el camino 
que yo no lo encuentro 
preso de mi hechizo. 

--------

EL ENTIERRO

 No llueve en la alameda.

Enmudecen los geranios

al paso del féretro

lastrado de olvidos.

¡Dejadla marchar!

Bullicios de silencio

acostados en el asfalto.

Graznidos de comadrejas

malolientes en cada esquina.

Soledades de plañidera

tras las ventanas desnudas.

¡Lo merecía!

Una vida encorsetada entre amores fingidos,

mil veces viuda en vida,

mil corazones descosidos

y una sola promesa cumplida.

Un sepelio a su medida

sola masticaste tus lamentos

sola te sedujo la muerte

y sola desfilas en tu entierro. 

----------------

       AYER FUI

Ayer fui
el eco mudo de un suspiro,
el leve declive de la hoja
con la que se solaza el viento,
una brizna de polvo
sobre la cómoda del pasillo.


Hoy soy
un mueble viejo
abandonado en el desván,
esa fotografía que dormita
en el fondo del cajón,
un recorte ajado,
un pétalo seco
que marca la página desechada
de un libro extraviado
en lo alto de la estantería.


Mañana seré
vaho en el invierno,
sudor en el estío,
el humo de un cigarro
fumado en una taberna,
la roca de hielo
que se hunde en el fondo
del vaso cuando ya se ha consumido
o quizás
si me dais tiempo
una esquela anónima
o un epitafio sobre una lápida
de mármol negro.

POSTRERO SUSPIRO

Meciéndome entre las sábanas de la duda
me despierto entre bostezos cada mañana,
tras los cristales de mi ventana,
inmune la tiempo,
altivo,
el perenne cedro de verdes reflejos
es mudo testigo
del correr monótono de mi vida
y de mis noches de hastío.

Bajo sus sombras me cobijo
de los calores del estío
y en el invierno,
admirando su verdor, revivo.
los días que arrecia el viento
en el leve balanceo de su ramas
acuno mis pensamientos
y cuando el desasosiego
se acomoda en mi vientre
con él me confieso.

Oteándolo desde mi lecho
en este gris día de otoño
permito a mi mente volar
y me interrogo,
si el destino será misericordioso
y cuando me cubra el frío manto
de mi cita con la muerte
me permita verlo por última vez
e insuflarme aliento
para responder con franqueza
a la pregunta postrera

¿Si vivir esta vida,
mereció la pena?

 

MISERIAS

 Cuanta miseria

camuflada de belleza,

idílicas estampas

carcomidas

por palabras huecas,

el odio al acecho

escondido en su guarida,

ciego orgullo

enloquecido,

naufrago de principios

se ahoga entre la gotas

de mis lágrimas

pidiendo auxilio.

 

Ha muerto el día

enterrado

en el reino tenebroso

de las sombras.

 

Hoy zarpo

sin destino.

----------------

BORRACHO

Entre vómitos de soledades

voy arrojando los rescoldos de mis entrañas.

Entre blasfemias de amargura

voy digiriendo mis atormentadas recuerdos.

Entre copas de aguardiente

arden en mi infierno los demonios.

 Bebo para no pensar

y mis fantasmas resucitan con mas ferocidad.

Bebo para no vivir

y alargo torpemente mi martirizada agonía.

 Que sola esta la noche

Que intenso su silencio

Que lento es este tic tac que nunca acaba

Que inútil esta huida hacia la nada

 Mi amigo Belcebú reflejado en una copa,

Su mirada irónica horadando mi alma

esas risas vengativas que van robándome las lágrimas.

 No quiero pensar

deseo vivir ahogado en mi eterna borrachera

No quiero querer

deseo despreciarme hasta no ser nada

 ¿Tan difícil es amar que yo nunca aprendí?


RAMERA DE LOS VERSOS

 Hubo un día no muy lejano,
que las pupilas de tu misterio 
entre guiños arcanos
me sedujeron,
enigmática mujer
asomada entre versos,
tenues palabras
bebidas sorbo a sorbo de tu cuenco.

Velada entre sollozos de acero
quise adentrarme en lo más profundo
de tus secretos,
ser en ti pionero,
y vi en tu alma enferma
que los brillos que me cegaban
no eran destellos,
eran las arrugas de tus trapos
desplanchados y viejos.


No hay enigma en tus pupilas,
tras tus grácil verbo
y tus ocultos sentimientos
se esconde un lobo solitario
un lobo que aúlla hambriento,
eres polvo, viruta de árbol
talado, de árbol viejo,
insaciable locura que te obliga
a prostituirte entre versos,
a mendigar amor en cualquier esquina
a subastarte en mercados añejos
a regalar palabras vacías de sentimientos,
y ocultarte entre calculados silencios.

 -----------
NO QUIERO MORDAZAS

No quiero mordazas que enmudezcan la palabra

No quiero argollas que me encadenen a una celda

No quiero rejas que me cieguen la luz del día

No quiero cánones ni leyes que censuren

Ni espurias hipocresías

Ni orgullos desbordados

Ni paternales consejos

Sólo deseo ser yo

Un pobre paria que yerra

Un chiquillo que no madura

Un cantor sin voz

Un rebelde sin ideas

Un enamorado perpetuo

Un tonto que hace risas

¿qué daño hago a nadie?

Si sólo deseo ser yo

UN HOMBRE

CUÁNTOS HUECOS PREÑADOS DE DESENCANTO
SE ACUNAN EN TUS ENTRAÑAS

Presiento poeta
que está locura que anida en mis entrañas
es la misma a la que tu cantas,
ese gélido frío que de miedos te embriaga,
la máscara tras la que escondes las arrugas de tu cara
y ese dolor que te maltrata,
son viejos compañeros de mi alma.
¿Conoces la mar?
Esa mar que dormita calma,
que a veces ruge, brama
si se enfurece y mata.
Esa mar que acuna mis esperanzas
es la misma que percibo en tus miradas.
Somos dos errantes almas
peregrinos hacia la nada,
ánimas de purgatorio solitarias
perdidas en la noche larga.
Somos... ¿Cómo decírtelo de forma clara?
Dos almas gemelas que se completan.

MIS PASEOS

Recreo mi soledad
en estos cansinos paseos
matutinos 
 en que encamino mis pies
hacia ese mundo perdido
en mis adentros,
No estoy solo en esos momentos,
ahí me encuentro
con este otro yo
que deambula siempre conmigo.

Resucito, 
me inspiro
y te recuerdo,
destierro de su reclusión
mis sentimientos
para que surquen libres el cielo
hacia tu encuentro.

Entonces, 
en mis silentes recorridos,
es cuando me confieso,
no me miento,
me reconozco
y me arrepiento
de no poseer el arrojo
de manifestarte
que aún
estoy vivo.

______

PUÑALADA

Fue tu verbo una espada
desenvainada
de frió acero toledano clavado en mi espalda,
una daga
en manos de una dama
hundiéndose en mis entrañas.
No me dolió la estocada
cuando en mi cuerpo penetraba,
me dolió ver tu cara
vestida de gélida mirada,
los ojos teñidos de saña,
la mueca de tu boca cerrada
y tus lágrimas agazapadas
tras las legañas.
Cómo pudieron tus manos blancas
con tanto odio empuñar un arma
esas manos albas
que antes me acariciaban.
Me arrebataste la vida de una cuchillada
asesinaste mis esperanzas,
y con el último soplo de mi alma
quise comprender la sinrazón de tu punzada
el porqué de tata rabia, 
enmudeció tu voz, tu habla
y por vergüenza, velaste la mirada.
Ahora ya no importa nada
soy un espectro que vaga
perdido entre las dudas de la ignorancia,
muerto a manos de mi amada
mi joven dama,
mi virgen muchacha. 

-----------

LUNA EFÍMERA

Llegaste sin anunciarte, cuando mas negra era la noche

sólo iluminaban los cielos tenues cirios titilantes.

Fuiste creciendo conmigo, mi luna morena,

y llegaste a reinar en mi noche, inundando de luz las tinieblas.

Pariendo esperanzas en la negrura.

 Danzaste para mí, mientras yo recitaba poemas.

Diste un soplo de vida a mi alma moribunda.

Llenaste de sueños el cuenco de mis tormentos

y caminamos juntos entre las brumas

 Un día mi luna morena, sollozó al leer un poema

menguo su luz, plegándose sus sueños,

hasta eclipsarse entre las nubes del cielo

y me desterró al más cruel de los silencios

Adiós mi luna llena,

mi diosa de noches enteras.

---------

POÉTICA BATALLA 

Escudado tras una hoja blanca
y armado con tu pluma afilada
te bates entre romanzas
en esta incruenta batalla
en frío duelo de palabras.

De una lado, la Venus de hojalata,
chatarra
barata,
del otro, tu boca ensangrentada
de ironías bordadas.

Gritas, puteas, blasfemas y cantas,
mientras, ella, duda y calla,
huye del reto cara
a cara.

Con certero golpe bajo te clava
una estocada,
herido fantasma
- te llama -
tú a ella, persona mala,
ameba, alacrán, papanatas,
un ofidio venenoso, tú mismo te proclamas
devolviendo su criminal lanzada.

Ignominiosa guerra publicada
entre calificativas andanadas,
mientras, nosotros, cómodos lectores sentados en la butaca
disfrutamos de la velada,
entre risas y carcajadas,
de esta lucha encarnizada
en nuestra poética sala.

No proclamamos vencedor al hidalgo de la espada
ni la estatua de estaño es la derrotada.

Post data:
El vocerío reclama 
que no finalice la contienda de esta cruzada
y cada mañana
al despuntar el alba
raudos vendremos a nuestra poética sala
a ver desarrollarse la matanza
entre la desubicada 
dama
que sus amores regala
a todo el que se los reclama
y el poeta despechado que se arma
con locuciones acertadas.

Que no corra la sangre en esta campaña
pide la población alocada
pues si tú eres quien nuestro rumbo marca, 
ella no es una antigualla
y como dama
jamás
será rechazada.

 

BREVIARIO:

I

¡Quieres un poema!

Un trocito de mi alma vestido de letras.

¿Te parece poco,? poseer mi locura

y agitar mis deseos.

II

Y de nuevo resucitan tus ayeres,

la misma piedra, el mismo tropiezo,

la misma ventana que se cierra

y el silencio ocupando el espacio

de mis besos.

III

Un beso

es un cálido silencio,

el canto a coro

de dos almas

la conjugación

de tu voz

y mi risa.

IV

Al ver
tu carita de niña,
te deseo mujer.

V

Llora
y de tus ojos
brotarán estrellas.

 

VI

Poeta:
No cuentes las letras
cuenta estrellas

 

VII

Te ausentas
y cuando mas vacío está el vacío,
una efímera aparición
del espectro de tu presencia
lo llena todo
y de nuevo...
te ausentas.

 

VIII

Un día me extenuaré de escuchar mi propia voz 
siempre repitiendo la misma cadencia,
tu recuerdo,
tu traición,
aquellos ojos mentirosos,
aquella sonrisa fingida,
y tus besos
que, como Judas, me vendieron.

IX

Digámosle a la Luna
que siga traviesa,
niña caprichosa
que mengüe y nos abandone,
que nos haga guiños,
pero que siempre vuelva.

X

La utopía es vector de vida. 
Huye de las quimeras 
y abraza las utopías, 
mima el deseo y
desprecia la codicia.

XI

Es ese silencio que atruena en mis entrañas 
despertando los vacíos, 
es esa tumba donde entierro los recuerdos 
de aquel día en que el amor 
escapó por los poros de mis heridas.

XII

Recuerdos y más recuerdos
que apilo en la estantería
a la espera de que el polvo
 de olvido los cubra.

XIII

Para hablar de amor
no hay palabras,
hay gestos
ternuras y caricias.
Y hay, también,

miradas.

XIV

De amor
jamás de los jamases
murió nadie,
es el amor quien muere
del mal de las monotonías
 de hastío infectadas.

XV

No es verdad que sufra
ni es verdad que goce,
soy un peregrino que camina
con soles de estíos
y días de lluvia.

XVI

Eres como las brisas
un imperceptible soplo
un ligero aliento
que choca en mi nuca
y me despierta.

XVII

Serás tú,
Muerte,
el verdadero amor
que de sentido a mi vida.

XVIII

Yo no soy canción,
soy responso, 
rito funerario,
un simple adiós
vestido de negro.

 

XIX

Los suspiros nunca mueren, son besos errantes que no encuentran su destino, que vagan solitarios en el aire, hasta que encuentran otros labios donde posarse.

XX

 Y retumba lejos,
muy lejos, ¡Vive Dios!
esa voz opaca
que emana 
desde las profundidades
del sótano 
de tus entrañas.

 XXI

 Un beso 
es un sutil roce
entre dos lamentos,
un dar y recibir.
un juego.

 XXII

 Las lágrimas nunca son mudas
son gritos que emanan del alma
son los sinsabores que emergen
desde lo más profundo
de las entrañas.

 XXIII

A todo otoño le persigue incansable el frío invierno, la soledad del desierto, la gélida muerte que marcará el ocaso, pero todo ocaso tiene su opuesto y el sol, impenitente justiciero, volverá a alumbrar tu sendero, la luna bailara entre tus brazos nuevos boleros y las hojas secas serán germen de nuevos deseos.

XXIV

Y al despertar el día
entre bostezos y legañas
me reflejo en un espejo
despeinado
ojeroso
y descalzo de fantasías.

XXV

¿Y quien soy?
Un breve suspiro que se pierde en el viento
un gota seca que no se lloró
un leve aroma que se tronca en hedor
una mota de polvo 
o la espora de lo que antaño
fue una bella flor.

XXVI

Aquí estaré
seré sombra bajo el cielo,
en el parque, árbol
y en el camino guijarro.

XXVII

Arranco una caduca hoja
de ayeres vestida
al calendario que cuenta
los aciagos días
de mi vida.

XXVIII

Hoy estreno una nueva mañana
de negros ropajes vestida
hoy, 
tú y yo, no seremos.

XXIX

Aún
anidan las esperanzas
no te rindas ante el mar.
Más allá del horizonte
encontraras
la verdad.

XXX

Sólo hay un camino
que nos resta por andar
es esta pequeña vereda
que nos conduce
hacia el mar.

XXXI

No creas lo que veas...
ni aceptes lo que lees
solo hay una verdad en la vida
y está en el corazón
escondida.

XXXII

Impoluta majestad de mi sueños
de albas vestida,
tu blanco teñido de ángeles
ciega mis miradas
mientras busco sin encontrarte
entre mis sabanas.

XXXIII

Tengo el mundo por reino,
y la libertad como estandarte
la quietud de un soplido
y la arrogancia de un gigante

XXXIV

Y se te dijera que soy un cobarde que calla el amor y el dolor que lleva dentro... 
Si te dijera que soy un miedoso que esconde sus gemidos entre las letras de unos versos... 
Si te dijera que soy un temeroso que me falta el valor para decirle al mundo cuanto te quiero.

XXXV

Sois luz y sombras
sombras y luz
tinieblas
claroscuros que me inundan
entre el rayo que no me alcanza
y la luz que nunca cesa.

 

José Ramón Varela

 

PAGINA INICIO  -  PAGINA ÍNDICE

POEMAS  - LITERATURA

 

Actualizada el 01.09.2007