POEMAS 

BREVES Y AYERES 

PUBLICADOS EN EL FORO

http://es.msnusers.com/Saudadesynostalgias/mensajes.msnw

 

AYERES - BREVIARIO

 

AYERES

Prefacios de poemas expuestos en un foro poético:

Ayer
Charlábamos entre las trincheras, 
hoy desinhibidos por los aires etílicos 
que soplan en este atardecer de domingo, 
me entreabres las puertas de tu memoria 
y entre risas y lágrimas me desafías
quieres mostrarme el candor de tu ternura.
Yo te respondo con estos versos.

Ayer...
a muerto tañeron las campanas
y la brisa que antaño me refrescaba
se tornó en galerna inhumana.
Hoy amanece entre grises
y en el cielo asoma una esperanza
es el guiño cómplice
de una dama,
que desviste mentiras
que nada me reclama
es mi eterna compañera,
mi amada.

Ayer...
en la penumbra de nuestros silentes encuentros, 
en medio de un recodo de suspiros 
me prometiste silencio. 
Hoy alzo mi voz al viento 
para decirte que te quiero.

Ayer... 
tras nuestro efímero encuentro,
hurtándole unos minutos al tiempo, 
como un último suspiro previo a tu huida,
me regalaste un abrazo 
que quiero inmortalizar 
en estos versos.

Ayer...
Una pertinaz lluvia me privó de mi paseo
maniatándome tras los cerrojos de la soledad.
No pude ver el mar
ni tú pudiste bañarte en el azul de mi mirada. 
Mientras te pensaba
manaron estas letras

Ayer...
Brillaba un sol cegador, hoy las brumas lo ocultan
y se pierde mi mirada en tu figura, 
te desnudo y me despido.

Ayer...
te soñé entre palabras regaladas,
vacías de contenido,
compartidas, 
hoy una nueva alba me despierta 
y en el espejo de tus ojos 
veo al monstruo que llevas dentro.

Ayer...
entre juegos de chiquilla consentida
me sugeriste un deseo
que mi debilidad de hombre niño
no pudo negarte.
Aquí tienes tu regalo, 
envuelto en papel dorado
con dibujos de payasos.

Ayer...
te esperé entre silencios
y el eco de tu nombre se desvaneció en el profundo cielo.
Hoy llegas derrotada, sin resuello y me pides con tu mirada
unos minutos de consuelo, es un poco tarde,
hoy es a mí a quien busco y no me encuentro.

Ayer...
afloraron tus rabias vestidas de celos innombrables,
ayer sin palabras me mostraste tu debilidades.
Hoy quiero compensarte, mecerte entre mi verbo,
amarte.

Ayer...
Se rompió el silencio, entre lágrimas balbuceantes
acurrucada en mi lecho lloraste,
me abriste el cofre de tus secretos,
regalándome lo más sagrado de tu entrañas.
tu alma destrozada.

Ayer...
y este sí es muy ayer
tan ayer que ya no recuerdo cuando fue
me encandilo una dama
de esas que cambian mas de hombres que de bragas
de esas que a todos regalan las mismas palabras
de esas que es mejor no recordarlas
y hoy me despido de ella con esa romanza

Ayer...  fue martes, 
día de inquietos sonetos
de inquietas soledades
de vacíos huecos.
-
Ayer... te extrañé
al sentir el mudo regurgitar
de tus silencios.
Me falto tu aroma
el nítido espejo
de tu mirada
la abstinencia de tus palabras
y el absoluto vacío
de ti, 
mi bien amada


el AYER murió
y hoy arriba de nuevo el otoño, 
despertando al otoño de mi existencia, 
es como un espejo que cada año me recuerda, 
que ya mi juventud se diluyó 
en un mar de vivencias.
 
AYER
la noche me abrigaba entre sus fríos,
la niebla cubría mis temores
y la fina lluvia que impenitente
me lloraba
fueron mi única compañía.
Estaba solo,
naufragando en mis desvaríos.


AYER 
me deslumbró tu espejismo,
sediento galopé a refrescar mi soledad 
en el manantial de tu mirada,
pero el árido desierto y el sol justiciero
calcinaron mis delirios.
Hoy que la lluvia mitiga mis nostalgias
huyo de la sombra de tu quimera.

AYER
miré al mar.
Hoy
lloro 
su ausencia.

AYER
te fuiste
preñando de vacíos
mi existencia.
Hoy 
que la sombra de tu presencia
somete mi voluntad
quiero gritarle al viento
para anunciarle al mundo 
lo mucho
que te
QUIERO

AYER
está tan lejos
que desde hoy
no lo veo.

AYER
fue un ayer muy lejano
tan lejano que se pierde en al memoria
un azul de azules miradas
y blancas esperanzas.
Hoy
sólo nos resta el recuerdo
de unos momentos pasados
en los que el latir acompasado
de nuestras almas
nos mostraron
que estábamos 

AYER
florecieron las amapolas
entre el yermo campo de las esperanzas
hoy
se marchitan las camelias
entre las lágrimas de tu mirada

AYER
murió el amor. 
Hoy renace la esperanza

AYER 
la noche me abrigaba entre sus fríos,
la niebla cubría mis temores
y la fina lluvia que impenitente
me lloraba
fueron mi única compañía.
Estaba solo,
naufragando en mis desvaríos,
mis duendes,
eso seres que siempre me acompañan
me dieron el aviso:
"No son sólo tuyas las palabras,
no son tuyas las miradas
ni tuya será la alborada"

AYER
entre mis insomnios
te soñé a mi lado.
Hoy 
en mi despertar
lloró por tu distancia.

AYER
resucitaron tus rabias,
la locura de tus celos
y disfraza
sembraste calumnias.
Hoy
te avergüenzas,
eliminas tus palabras
y huyes.

AYER
desperté de un sueño.
Hoy
vivo en la vigilia.

AYER
amanecieron noches de luz
en tus palabras.
Hoy 
el día me canta salmos
y yo
atesoro esperanzas

AYER
a muerto
tañeron las campanas
Hoy 
la llevan al cementerio.
Adiós
mujer
amada.

AYER
desgarré mi garganta
pronunciando el adiós.
Hoy 
espero no verte.

AYER
me vestí de 
negro luto.
HOY
me pinto
de rojo
pasión

AYER
llegué tarde a mi cita
y ella
ya estaba con otro.
HOY
ya no habrá cita.
MAÑANA
tampoco.

AYER 
desterré tus recuerdos
la melancolía que me encadenaba 
a tu mirada.
Hoy 
vuelo

AYER
se casó mi hijo,
de su sonrisa brotaban
ilusiones y alegrías.
Hoy 
lo evoco 
con ternura.

 

AYER
desbroce tus entrañas
buscando el agua
de tu lágrimas
HOY
lloré 
por ti.
-
AYER
se rompieron
silencios
Hoy
resuenan
sus ecos.
-
AYER
te quise.
Hoy
te amo
y mañana
mitificaré
tu recuerdo
-
AYER
el vidrioso ocre de tu mirada
sacudía mis cimientos,
hoy
dudo, dudo de esos candiles
que me miraron sin ver.
-
AYER
la mar fue nuestro lecho.
HOY
resucitas en mi recuerdo
MAÑANA
Volveré a mecer tus sueños
entre mis brazos desnudos

juntos
tú y yo
mar mía
navegaremos
-
AYER
AMOR, 
te necesité,
HOY
AMOR
te necesito

MAÑANA
AMOR
te seguiré
-
AYER
murió el olvido
tras una eterno otoño de silencios.
HOY
resucitan las palabras
entre risas
anunciándome
que aún estás viva.
-
AYER
se desató mi lengua
te confesé que no eres seria,
y el dolor se encabrito
en le cauce de tus venas.

HOY
compruebo 
que no fuiste sincera
¿Y qué más da?
si todo, aquí y ahora,
es un juego
en el que todos pierden
y nadie gana.
-
AYER
la noche se hizo negra,
las palabras se hicieron dagas,
los orgullos, gigantes
y el corazón se encogió
en la estúpida actitud
de no reconocer el valor
que atesoras.
HOY
me siento triste.
-
AYER
cubrí con silencios
y censuras mis palabras.
Acepté la sentencia
y el final de la partida.
Me doy por vencido.
¡He perdido!
HOY
alzo mi voz reivindicativa
mi derecho al libre albedrío,
satisfago mi necesidad
de gritarle al mundo
que es lo que postulo
en esta vida,
guste o no guste,
porque sé a ciencia cierta
que la verdad desnuda
escuece las heridas,
pero cura.
-
AYER
con un jarro de agua fría entumeciste 
mis melancólicas fantasías,
dudé, dudé si romper los naipes
con los que jugamos a intercambiar palabras.
No comprendí tu ausencia.
HOY
leo el esbozo de tus razones
y la ternura que rezumas
me embriaga de nuevas sensaciones.
Eres única,
imposible y necesaria.
No te alejes
que la vida da muchas vueltas.
-
AYER
ha muerto
y el
MAÑANA
aún no ha nacido.
-
AYER 
te ame
HOY
te adoro
MAÑANA
te amaré
y
te adoraré
hasta que la muerte
nos separe.
-
El AYER
ha muerto,
el hoy 
agoniza
y el mañana
es incierto 
-
AYER
es pasado.
HOY 
es el presente maduro
de un verde ayer.
El fruto de
MAÑANA
es impredecible. 
-
Ayer 
la noche se vistió de faralaes,
entre fandangos y bulerías,
bailé con mis sueños
hasta alcanzar las primeras luces del día.
Hoy despierto entre rugidos
los ecos se hacen voces
y la realidad se convierte
en hastío.
-

BREVIARIO

Al ver
tu carita de niña,
te deseo mujer.
-
Llora
y de tus ojos
brotarán estrellas.
-
No lloro
si me estoy riendo.
me río hasta de mí
de lo ingenuo que fui
-
Aún atesoro aquel beso,
aquel
que no me diste.
Aquel
que diste a otro.
-
Poeta:
No cuentes las letras
cuenta estrellas
-
No es el Sol mi luz
ni la Luna mi sombra,
son esos ojos tuyos
los claroscuros 
que me iluminan
-
Te ausentas
y cuando mas vacío está el vacío,
una efímera aparición
del espectro de tu presencia
lo llena todo
y de nuevo...
te ausentas.

Un día me extenuaré de escuchar mi propia voz 
siempre repitiendo la misma cadencia,
tu recuerdo,
tu traición,
aquellos ojos mentirosos,
aquella sonrisa fingida,
y tus besos
que, como Judas, me vendieron.
-
Si tu casa 
fuera mi casa,
si todo lo compartimos
dime mujer,
por qué debo llamar a la puerta.
-
Todo comenzó como una travesura,
hálito que se hizo céfiro,
céfiro hecho tormenta
que ahora nos devora,
nos empuja,
nos transporta.
-
Que negra esta la noche
con tu ausencia,
sólo el fugaz recuerdo
de una estrella viajera
evoca aquella luz 
que me encandiló
cuando te bese por vez primera
mi Luna llena.
-
Tañen a muerto las campanas
y en mi rostro
una lágrima,
sólo una, la última gota
donde ahogar tu recuerdo,
despedida silenciosa
de este amor
que ha muerto.
-
Digámosle a la Luna
que siga traviesa,
niña caprichosa
que mengüe y nos abandone,
que nos haga guiños,
pero que siempre vuelva.
-
Dame tiempo,
Aunque sólo sean unos instantes,
no quiero empacharme
necesito digerirlo,
lentamente masticado,
bien ensalivado
hasta colmarme
de tanto verso.

Permíteme que sea yo
quien relama tus heridas,
que tapone la brecha
por donde te desangras,
que vele tu boca con un beso
para enmudecer tus lamentos.
-
No me heló el rocío de la mañana
ni el frío acero del estoque de tus palabras.
Mi agonía es de desencanto,
que enmudecieras mi voz
y me hurtaras tu encanto
-
Es ese silencio que atruena en mis entrañas 
despertando los vacíos, 
es esa tumba donde entierro los recuerdos 
de aquel día en que el amor 
escapó por los poros de mis heridas.
-
La utopía es vector de vida. 
Huye de las quimeras 
y abraza las utopías, 
mima el deseo y
desprecia la codicia.
-
Recuerdos y más recuerdos
que apilo en la estantería
a la espera de que el polvo
los cubra de olvido.
-
Pido a Dios que nunca te falte esa amiga
porque tu dolor me duele
porque tu tristeza me entristece
porque te quiero más de lo que sospechas
amiga mía
-
¡Pobre del poeta!
al que no le permitan jugar
con la palabra.
-
Para hablar de amor
no hay palabras,
hay gestos
ternuras y caricias
hay miradas.
-
De amor
jamás de los jamases
murió nadie,
es el amor quien muere
del mal de las monotonías
infectadas de hastío.
-
HUYE hacia la noche negra
que acuna tus miedos,
HUYE de la luz del día
que minuto a minuto
te trae mi recuerdo.
-
¿Acaso sembré yo los vientos?
no es acaso la tempestad de otros vientos que otros sembraron
los que dictan mis versos.
No es justo que me vistas de verdugo,
si soy yo el ajusticiado.
-
Atesora esos pétalos
que los recuerdos también son evocación,
una traición no puede robarte
aquellos otros momentos en que fuiste feliz.
Evocar es volver a vivir.
-

No es verdad que sufra
ni es verdad que goce,
soy un peregrino que camina
con soles de estíos
y días de lluvia
-
Estoy harto de palabras regaladas, vacías de contenido.

Quiero que truenen los cielos y la verdad reluzca como un lucero en el firmamento.
-
Eres como las brisas
un imperceptible soplo
un ligero aliento
que choca en mi nuca
y me despierta
-
Es tan difícil volar,
tan dura la ausencia del nido
es tanto el peso del pasado
tantas las hipotecas
tanto el miedo
que solo,
no me atrevo.
-
Serás tú,
Muerte
el verdadero amor
que de sentido a mi vida.
-
Yo no soy canción,
soy responso, 
rito funerario,
un simple adiós
vestido de negro.
-
Almas errantes y doloridas
que solas peregrinan
entre bosques de espejismos
y yermas llanuras de poesía.
-
Los suspiros nunca mueren, son besos errantes que no encuentran su destino, que vagan solitarios en el aire, hasta que encuentran otros labios donde posarse.
-
Seré tu niño y tu hombre
tu sueño y tu pesadilla
tu llanto y tu risa
tu muerte y tu vida.
El amor verdadero
que ansías.
-
Los puños cerrados
y el grito en la boca
vomitando tormentos
vomitando desencantos...
-
Acógeme entre tus brazos
amada mía
acunándome en tu regazo
que el amor es vida
y tú eres amor,
amor humano
-
Noite de lua chea
e noite de meigas.
moita lua
moitas estrelas
e o amor
que ainda non chega.
-
Y retumba lejos,
muy lejos, ¡Vive Dios!
esa voz opaca
que emana 
desde las profundidades
del sótano 
de tus entrañas.
-
Un beso 
es un sutil roce
entre dos lamentos,
un dar y recibir.
un juego.
-
Las lágrimas nunca son mudas
son gritos que emanan del alma
son los sinsabores que emergen
desde lo más profundo
de las entrañas.
-
A todo otoño le persigue incansable el frío invierno, la soledad del desierto, la gélida muerte que marcara el ocaso, pero todo ocaso tiene su opuesto y el sol, impenitente justiciero, volverá a alumbrar tu sendero, la luna bailara entre tus brazos nuevos boleros y las hojas secas serán germen de nuevos deseos.
-
Sí.
quiero desnudar tu alma
paladear una a una
cada gota de tus entrañas
anidar en ti
y morir reposando
sobre tu almohada.
-
Esas lluvias eternas
que brotan de mis entrañas
son lágrimas
lloros sin esperanza,
son los reflejos
de mi alma.
-
Y al despertar el día
entre bostezos y legañas
me reflejo en un espejo
despeinado
ojeroso
y descalzo de fantasías.
-
¿Y quien soy?
Un breve suspiro que se pierde en el viento
un gota seca que no se lloró
un leve aroma que se tronca en hedor
una mota de polvo 
o la espora de lo que antaño
fue una bella flor.
-
Aquí estaré
seré sombra bajo el cielo,
en el parque, árbol
y en el camino guijarro.
-
Es la dualidad de los sentimientos
la rabia contenida por la traición
y el amor inmenso
que por ella
siento yo
-
Cuál es tu secreto
que solo con tu mirada
la fiebre me despiertas,
que solo con dos palabras
me llenes la vida entera.
-
Arranco una caduca hoja
de ayeres vestida
al calendario que cuenta
los aciagos días
de mi vida.
-
Hoy estreno una nueva mañana
de negros ropajes vestida
hoy, 
tú y yo, no seremos.
-
Es primer jueves de mes,
mis pasos me guiarán
a un lugar muy alejado,
a la cripta de un convento
en busca de pan espiritual,
mi egrégor.
-
Aún
anidan las esperanzas
no te rindas ante el mar.
Más allá del horizonte
encontraras
la verdad.
-
Sólo hay un camino
que nos resta por andar
es esta pequeña vereda
que nos conduce
hacia el mar.
-
No creas lo que veas...
ni aceptes lo que lees
solo hay una verdad en la vida
y esta en el corazón
escondida.
-
Impoluta majestad de mi sueños
de albas vestida,
tu blanco teñido de ángeles
ciega mis miradas
mientras busco sin encontrarte
entre mis sabanas.
-
Tengo el mundo por reino,
y la libertad como estandarte
la quietud de un soplido
y la arrogancia de un gigante
-
Y se te dijera que soy un cobarde que calla el amor y el dolor que lleva dentro... 
si te dijera que soy un miedoso que esconde sus gemidos entre las letras de unos versos... 
si te dijera que un temeroso que me falta el valor para decirle al mundo cuanto te quiero.
-
Sois luz y sombras
sombras y luz
tinieblas
claroscuros que me inundan
entre el rayo que no me alcanza
y la luz que nunca cesa.
-
¡Qué noche!
¡Qué noche Dios mío!
que noche más larga
qué hastío
que vacío deja tu ausencia
cuando no estás conmigo.
-
Tu cariño me da alegría 
y tu amor podría resucitarme de mi agonía,
tus besos enloquecerme
y tu ternura revivir una nueva vida.
-
Vida....
siempre habrá vida 
entre nosotros.
-
Poseso penetrado en ti.
En un suspiro
musitaste otro nombre.
Calló mi vergüenza.
Cayó mi virilidad.
Me vestí, salí a la noche
y lloré en silencio.
-
Me exprimes.
Embebida en el blanco néctar de mi fuente,
pierdes los papeles.
Cuando despiertas
no es a mí 
a quien persigues.
-
¡Quieres un poema!
Un trocito de mi alma vestido de letras.
¿Te parece poco,? poseer mi locura
y agitar mis deseos.
-
Y de nuevo resucitan tus ayeres,
la misma piedra, el mismo tropiezo,
la misma ventana que se cierra
y el silencio ocupando el espacio
de mis besos.
-

Y me esperabas, 
como aquel primer día,
para ofrecerme tu amor
y compartir el mío.

Llegué tarde a la cita.

Y me esperabas, 
como aquel primer día,
para ofrecerme tu amor
y compartir el mío.
-

Un beso
es un cálido silencio,
el canto a coro
de dos almas
la conjugación
de tu voz 
y mi sonrisa
-

Te vas y... ¿Eres?

Crescencia espiritual
que me inspira.
Creador como los dioses.
Errático como humano.
Hombre que imita a Dios
viaja, busca, pregunta;
Al final
siempre
se llega,
se encuentra,
y se hallan respuestas.
-

Un copa
y otra...
y otra más.

Sendero sin rumbo
camino empedrado
lodazal.

Un mirada,
sólo una mirada
es suficiente
para mantener el más extenso
encuentro
de dos almas.

Luego, 
velados los ojos,
queda el regusto amargo
de una despedida
sin palabras.

-
Sí, de extrañeza
es el gesto que se asoma
en mi rostro
cuando leo un poema
sin comprender
donde anida el secreto
que esconden
sus letras.

-

Tú,
la maldita,
la dolorosa,
la innombrable,
la que me fustiga
con su silencio
la que me duele
en las entrañas
la que me abre
las llagas
que supuran nostalgias.

Tú,
y sólo tú
eres la luz
que ilumina
mis esperanzas.
-
Hoy despertó
de su letargo
hoy que vio en tus ojos
su mirada,
hoy el te confiesa
entre murmullos,
cera de tu oreja,
con palabras exentas
de torpeza,
que te desea
que quiere vestirte de dichas
y vivir toda una vida,
o al menos,
la que le resta,
amándote entre silencios
y risas.

-

Nosotros
los innombrables
los que no dejamos huella
de nuestro paso,
los anónimos
que se olvidan
entre suspiros,
los imperceptibles
invisibles a los ojos mundanos,
los que callamos,
nosotros somos
los que en silencios
amamos.

-

Hoy la noche 
es mi aliada,
el refugio donde me escondo
entre las sombras
entre las nostalgias,
hoy entre cigarro y cigarro
dejo volar la memoria
que escapen lejos los recuerdos
que conquisten el valle soñado
del olvido
y se alejen en esta noche larga
de mi morada.

-

Hoy despertó
de su letargo
hoy que vio en tus ojos
su mirada,
hoy el te confiesa
entre murmullos,
cerca de tu oreja,
con palabras exentas
de torpeza,
que te desea
que quiere vestirte de dichas
y vivir toda una vida,
o al menos,
la que le resta,
amándote entre silencios
y risas.

-

Felices tardes,
felices noches,
felices madrugadas,
feliz tú,
feliz yo,
felices ellos,
felices todos,
feliz felicidad
que vivir
no podemos



Yo no puedo
y te juro que lo intento,
aclárate si entre aquellas sombras
donde me encontré tu mirada,
eran los claroscuros de un sueño
o eran luz de esperanza,
sólo sé que eran tinieblas
las que deslizaban tus palabras,
eran mar negra,
mar de tormentas
y entre la espuma
en lo alto de las olas
allí estabas tú
y tu poema.

Textos de: José Ramón Varela   Jrvarela@corme.net



PAGINA PRINCIPAL   POEMAS